Sea cual sea el motivo que tenga un cliente para comprar en su ferretería siempre buscará satisfacer sus necesidades. Pero hay algo que cada vez resulta más importante y hay que tenerlo en cuenta: cuando un cliente adquiere un artículo o servicio, en realidad está comprando emociones y sensaciones.

Es por esto que su ferretería debe estar preparada para causar estas emociones en los clientes. Y resulta realmente sencillo cubrir esta necesidad que el cliente demanda cada vez más y conseguir con ello un mayor número de clientes.

Ofrecer emociones a los clientes

Por ejemplo, cuando entra un cliente en su ferretería desde la misma puerta realiza una especie de barrido visual para ver todo lo que hay y saber dónde está para orientarse y dirigirse hacia lo que necesita.

El sentido del oído es utilizado como un elemento de compra en una ferretería para escuchar la música de ambiente que tiene el establecimiento, por ejemplo, con la que se consigue ofrecer un mayor confort al comprador y, al mismo tiempo, se incide sobre el tiempo de permanencia en la tienda.

Si la elección de la música es la correcta, la permanencia en el punto de venta es mayor. También sirve el oído para recibir los mensajes comerciales que son emitidos en el establecimiento sobre ofertas, horarios, etc., que lo motivan a comprar más.

Otro sentido que utilizamos cuando entramos en un establecimiento es el olfato. Si el olor en el establecimiento es bueno, la sensación que tendrán sus clientes también será buena.

La importancia del tacto

Tocar un producto aumenta su porcentaje de venta casi un 42 % más que si no es posible tocarlo. Experimentar con el producto y tocarlo es un elemento vitalizador de las ventas.

El tacto dentro de una ferretería resulta vital para provocar más interés al cliente y cubrir su objetivo comercial: aumentar ventas.

 

También le puede interesar: Tips para una correcta presentación de sus productos

 

Es bastante simple y lógico potenciar la utilización de los sentidos para vender más en su ferretería. Con ello conseguirá transmitir emociones positivas al subconsciente comprador del cliente y esto se trasforma en más ventas.

Fuente: Ferretería y Bricolaje