Sus productos son lo más importante para el punto de venta, porque sin producto no hay negocio. Es por esto que la presentación y la forma de mostrárselo al cliente resulta primordial. Debe cuidar al máximo la forma de ubicar los productos que tiene a la venta.

Tenga en cuenta estos tips para una correcta presentación de sus productos:

 

Agrupar por la utilidad del producto

Agrupe los productos de dos formas distintas, pero igual de importantes: por marcas o por utilidad. Otros formatos de colocación y agrupación no resultan tan efectivos como estos, pero lo que no se puede hacer es mezclarlos entre ellos, ya que confunde al cliente y dificulta la fácil elección de producto.

 

Volumen y tamaño de los productos

Ubique los productos por su tamaño y volumen. Además, debe de ser práctico para que el cliente lo pueda adquirir. Mezclar artículos muy grandes de volumen con otros que son un diez por ciento más pequeños en su tamaño, genera un problema de concentración en la atención del cliente cuando está buscando el producto para ser comprado.

Hay que procurar que los volúmenes y tamaños no distorsionen la presentación más o menos lineal y coherente dentro de la estantería. Los productos que rompan esta armonía dentro de la presentación es mejor ubicarlos en otro punto anexo del lineal.

 

Le puede interesar: Los productos ferreteros más innovadores

 

Nivel de altura dentro del lineal

Los niveles de altura generan grandes diferencias en la cifra de ventas que pueden hacer variar entre un 80 % y un 190 % un producto, según la posición idónea para su venta.

 

Mezcla de productos sin ubicación

Al tener clara la agrupación, los niveles y el volumen de los productos, debe pensar en que cada artículo debe contar con una ubicación fija y estable. Si esto no es así, generará un problema a sus vendedores cuando buscan o reponen un artículo en el lineal, porque no saben dónde se ha puesto. No tener la posición idónea genera pérdida de tiempo y de ventas.

 

Información sobre el producto

Es necesario que la información que se requiere del producto a exponer sea clara y precisa. Uno de los elementos más importantes de comunicación es la etiqueta de precio, que es obligatoria por ley, pero necesaria para vender. Si no se tiene la etiqueta de precio, la venta de un producto puede variar hasta en un 23 %.

Debe contener los datos mínimos para que el cliente esté informado de los detalles de precio y para la gestión, reposición, etc.: código de barras, referencia, etc.

Además de la etiqueta de precio, es preciso colocar la información que ayuda a vender más sobre el producto y, sobre todo, la que informe al cliente y genere confianza en la marca y el producto: cómo queda una vez montado o aplicado, la garantía que tiene, elementos que pueden complementarse, etc.

Fuente: ferretería y bricolaje.