Carmenza restrepo, consultora empresarial con más de 15 años de experiencia en las áreas Comerciales, de Mercadeo y Logística, realiza un análisis sobre la importancia de tener claridad en cuanto a las dinámicas del inventario ferretero, y las cantidades de productos en bodega. 

En entregas anteriores hablábamos sobre el rol que juega la exhibición en la rotación del inventario y veíamos como muchas veces los productos se quedan en las bodegas, simplemente porque nuestros vendedores no recuerdan que los tenemos y por ello no los ofrecen. Y, lo que es peor, no los mostramos a los clientes para que identifiquen el negocio como una alternativa para la adquisición de estos productos.

Por eso, cuando realizamos un análisis de nuestros inventarios o un recorrido riguroso por las bodegas, encontramos que tenemos muchísimos productos de baja rotación. Pero ¿qué significa esto?

El concepto baja rotación debe diferenciarse del exceso de inventario; pues, si bien ambas son situaciones que debemos controlar, su tratamiento debe ser diferente. Baja rotación se refiere a aquellos productos cuyo nivel de ventas no cubre las expectativas que como compañía tenemos para ellos. Mientras que el exceso de inventario, se refiere a los grandes volúmenes de inventario que tenemos en bodega (aún para productos con una rotación esperada). Por lo tanto las acciones que planteemos en uno u otro caso deben ser diferentes.

Es importante definir lo que para nuestra empresa significa baja rotación y las causas por las cuales los productos entran en esta clasificación: la falta de conocimiento de los vendedores acerca del producto, sus características, usos, ventajas y cómo venderlo, o el hecho de no exhibirlos correctamente, entre otros. Pero también es importante analizar nuestro público objetivo y encaminar la oferta en este sentido.

Si bien todos esperamos que de los productos que tenemos en inventario se vendan muchas unidades todos los días, la realidad es otra y más bien tenemos una porción muy pequeña de productos que se venden a diario y/o en cierto volumen.

Para nadie es un secreto que algunas categorías son de baja rotación y su venta no se realiza en volumen. De ahí la importancia definir el concepto de baja rotación y sus excepciones, y la estrategia con la que la compañía enfrenta esta situación una vez determinadas las causas por lo que se llegó a ello.

Tener claros criterios para todos como la frecuencia de venta del producto y/o el mínimo de unidades vendidas en periodo de tiempo pueden ser una guía para que toda la empresa pueda identificar los productos que se pueden tener bajo esta denominación.

Identificación que de ser posible debe realizarse con la ayuda de los reportes que el sistema de información que maneja la empresa apoyada con recorridos y revisiones permanentes en la bodega con los que podamos identificar los productos que no están presentando movimiento.

También le puede interesar: Estrategias para un abastecimiento oportuno