Todos los establecimientos requieren de una recepción y un almacén por muy pequeño que sea. Para poder vender hay que tener producto y este debe, en primer lugar, almacenarse durante la espera para su venta. Este proceso, que parece simple, de entrada del producto y su almacenaje, forma parte de una de las operaciones de más importancia en una ferretería.

 

Tipos de almacenaje

  • Por zonas o áreas: Agrupar los productos por zonas o áreas puede ser menos eficiente en cuanto a optimización del espacio.
  • Cross docking: Son los productos que no llegan a formar parte del inventario del almacén, al entrar y salir sin ocupar espacio.
  • En Racking: Se utiliza la verticalidad de las estanterías-racks, pero requiere de elementos mecánicos para elevar y colocar los artículos en las posiciones más elevadas.
  • Temporalidad o promoción: Productos cuya venta está sujeta a la temporada o la promoción comercial del momento.
  • Aleatorio: Agrupar por volumen/tamaño o peso sin necesidad de tener ninguna característica en común genera una mejora del espacio, pero puede ralentizar su localización.

Tenga presente que los sistemas de almacenaje y expedición dependen del espacio/volumen que disponemos de almacén y del volumen/espacio de los productos a almacenar, la distancia y recorrido en los movimientos que hay que realizar, la vida del propio producto y, por último, el coste del material, dándole la importancia al valor de la inversión en stock almacenada.

 

También le puede interesar: Almacenamiento, ¿un dolor de cabeza?

 

Sistemas de organización más usados

Los sistemas que se utilizan, por norma general, son los siguientes:

  • ‘First In First Out’ (FIFO). Quiere decir que la primera mercancía que se recepciona es a la que se le da salida para la implantación en el lineal o bien como expedición, para evitar así la obsolescencia o deterioro de los productos.
  • ‘Last In First Out’ (LIFO). En este caso, es la última mercancía que entra en nuestra recepción/almacén la primera que se expide.
  • ‘First Expires Fisrt Out’ (FEFO). Esta definición afecta a todos los productos que disponen de fecha de caducidad y se expiden o se vuelven a ubicar en tienda por su fecha de caducidad más próxima.

 

Conocimiento: El secreto de un correcto almacenamiento

No olvide tener en cuenta el porcentaje de utilización del espacio útil, denominado coeficiente de utilización. Este le posibilita conocer en todo momento qué tiene utilizado y ocupado, para no encontrase con “sorpresas” como tener que dejar el material en cualquier lugar al no disponer de espacio en su almacén.

Es necesario conocer también el índice de capacidad, que le informa de la cantidad de material que podrá ubicar y gestionar en su almacén. Otro dato que debe tener siempre en cuenta es el coste de almacenaje. Recuerde que si almacena mucho material y rota constantemente, es bueno; pero si compra mucho y lo almacena no existiendo una rotación constante de los productos en almacén, esto genera un coste adicional.

Analice qué es más beneficioso para su negocio: comprar algo más caro y no tener que almacenar tanto o todo lo contrario.

Fuente: Ferretería y bricolaje