Seguramente en su ferretería ofrece decenas de taladros disponibles para todo tipo de presupuestos y con diferentes características, pero ¿sabe cuál es el taladro ideal para sus clientes?

La respuesta es simple, todo depende de qué tareas debe realizar, con qué material trabajará y con qué frecuencia usará el taladro. Existen dos tipos de taladros (con cable e inalámbricos), que ayudarán a resolver estas cuestiones.

Aquí unos tips para guiar a sus clientes en la compra del taladro ideal:

  • Los taladros con cable tienen más potencia y velocidad. Son aptos para trabajos más duros como la perforación de mampostería, ladrillos o granito.
  • Los taladros inalámbricos son portátiles y ofrecen una movilidad sin límites. Son menos potentes y su funcionamiento está sujeto a la duración de la batería. Ideal para montaje de muebles o pequeños arreglos domésticos.
  • Si la potencia de estos taladros no es suficiente, puede recomendarle a sus clientes los martillos perforadores. Son la opción ideal para trabajar sobre fachadas, suelo, mampostería y materiales minerales de gran grosor.
  • Para ajustar tornillos en superficies como la madera, es recomendable utilizar una broca delgada, ligeramente inferior al diámetro del tornillo e iniciar la perforación. Cuando se haya avanzado en un 40% en esta operación, la broca tendrá un mejor agarre del tornillo.
  • La recomendación para trabajar un aglomerado de madera de 9 a 15 mm, o incluso para el montaje de un mobiliario, es que se utilice un taladro de velocidad variable, liviano y que permita un manejo fácil del material.
  • Para trabajar madera nativa o maderas duras, debe evitarse el uso de taladros con una alta velocidad para procurar que éstas no se quemen por la acción del equipo. Es mejor utilizar herramientas de una velocidad y/o de velocidad variable.
  • Si su cliente necesita tener el taladro en uso constante o habitual, puede recomendarle usar un taladro con cable pues tiene más potencia.
  • Los taladros con percusión son los más apropiados para perforaciones en diversos materiales, incluso mampostería.
  • Los taladros sin percusión son los más indicados para perforaciones en metal debido a su mayor precisión de agujero. Si su cliente realiza más perforaciones en metal puede recomendarle este tipo de taladro.

(También le puede interesar: El cliente no busca un taladro…)

Accesorios indispensables

  • Brocas: para madera y materiales blandos. Hay desde 2mm hasta 12mm.
  • Brocas simples: para trabajar con metal.
  • Brocas para hormigón: específicas para el funcionamiento de percusión. Hay de 5mm a 12mm.
  • Puntas de los tornillos: hexagonales, planas, de estrella, entre otras.
  • Empuñadura suplementaria: se fija delante del taladro. Ideal para sus clientes que buscan tener las dos manos disponibles para trabajar mejor los materiales resistentes.
  • Mezclador: Indispensable para mezclar materiales resina o pintura.