Las herramientas eléctricas, en la mayoría de los casos son productos que representan una inversión significativa dados sus costos. Por lo tanto, es fundamental saber elegir una adecuada para el trabajo que se pretende realizar, y que cuente con la capacidad y las condiciones de prestar el servicio que se está buscando. En este sentido, el ferretero no solo debe limitarse a tener un inventario diverso dentro de esta categoría, sino que requiere conocimientos básicos para asesorar al cliente en una compra exitosa.

Para esto, en primer lugar el ferretero debe investigar cuál es el uso para el que el cliente busca la herramienta: en dónde se va a realizar el trabajo, en cuantas ocasiones, qué nivel de experiencia y conocimiento tiene el operario, dónde se va a almacenar la herramienta, en qué condiciones climáticas, entre otros.

En segundo lugar, para cualquier ferretero es recomendable ofrecer productos de marcas reconocidas y con una trayectoria verificable en el mercado. Normalmente este tipo de herramientas aportan garantías en cuanto a la seguridad en el uso del aparato, que debería ser uno de los principales criterios a revisar a la hora de adquirir una herramienta eléctrica dado el grado de riesgo que puede significar su mala implementación. Si decide apostarle a nuevas marcas es necesario que se asegure de la trazabilidad del producto que va a adquirir, de modo que pueda ofrecer plena garantía a sus clientes.

Igualmente debe ser muy enfático en recomendar al cliente la compra del aparato que realmente necesita, pues muchas veces tienden a comprar herramientas con gran atractivo gracias a su potencia o diseño, pero que realmente no se ajustan al trabajo que necesitan hacer y pueden dañarse o generar daños en otros materiales sobre los que se trabaje. Por ejemplo, la tendencia es adquirir herramientas inalámbricas; sin embargo, dado que en algunos casos las tradicionales tienden a contar con mayor fuerza, dependiendo el tipo de trabajo puede ser más recomendable adquirir estas últimas.

Así mismo, es importante que teniendo en cuenta el trabajo que va a realizar su cliente, le recomiende que adquiera de una vez los complementos que van a ser necesarios para su trabajo: brocas, cables, baterías, extensiones eléctricas, elementos de protección personal, etc. Todos estos, deben ser compatibles con la herramienta adquirida, ojalá de la misma marca, de modo que se optimice el funcionamiento del equipo. De esta forma logrará prestar una buena asesoría a su cliente, y permitirle fluidez en su trabajo.

Por último, teniendo en cuenta que muchas veces quienes adquieren este tipo de herramientas las necesitan para un solo uso, sería recomendable que las ferreterías ofrezcan el servicio de alquiler de herramientas eléctricas, especialmente de aquellas más costosas.

Le puede interesar: Tips para retomar su rutina laboral luego de vacaciones