El Gobierno Nacional decretó medidas específicas para el aforo de personas en establecimientos comerciales en medio del aislamiento preventivo.

La reactivación de las ferreterías depende de diferentes requisitos para evitar la propagación del COVID-19 en los establecimientos comerciales. Entre estos, el seguimiento de diferentes medidas de bioseguridad, como el distanciamiento social.

Con esta medida se busca contener la propagación del virus, teniendo en cuenta la evidencia científica, que dice que mientras las personas mantengan una distancia considerable, es menos probable el contagio a través de fluidos.

En el caso de Colombia, se decretó que en los establecimientos comerciales, como en ferreterías, se debe mantener una distancia mínima de dos metros entre las personas, lo que quiere decir, que si un establecimiento no es lo suficientemente amplio para esta medida, solo se puede permitir la entrada de una persona al tiempo, conforme a lo estipulado por el Gobierno de Colombia.

Este requerimiento, en el marco del COVID-19, no solo se debe cumplir para los clientes de un negocio de ventas de artículos ferreteros minoristas, sino que también entre los empleados. Por lo tanto, de acuerdo con el más reciente decreto de la Alcaldía Mayor de Bogotá, se deben disponer de puestos de trabajo separados y organizar turnos, para reducir la afluencia en el local.

En caso de que se requiera, el Gobierno Nacional recomienda “pedir asistencia técnica a la ARL a la cual se encuentra afiliada la empresa o el contratista independiente vinculado mediante contrato de trabajo”, con el fin de prevenir el riesgo de manera correcta.

Otras recomendaciones de bioseguridad

Es imprescindible que cada ferretería cuente con diversos dispensadores de alcohol glicerinado (gel antibacterial con concentración entre el 60 y 95 %). Adicionalmente, debe tener a disposición del público agua, jabón y toallas desechables, debido a que el lavado de manos se debe llevar a cabo máximo cada tres horas.

El Ministerio de Salud y Protección Social también decretó que en establecimientos comerciales se debe realizar la limpieza y desinfección de baños, áreas comunes, manijas, ascensores, torniquetes y puertas mínimo tres veces al día.

Lea también: 5 recomendaciones para hacer domicilios desde ferreterías

Los pisos, muebles, sillas, puesto de trabajo, computadores y lockers se deben desinfectar dos veces al día. Mientras que la desinfección especializada con vaporizadores se debe llevar a cabo cada ocho días.

Así mismo, en las ferreterías se debe garantizar el suministro de implementos de bioseguridad como guantes desechables y tapabocas para los empleados, a quienes se les debe monitorear la temperatura constantemente y en caso de síntomas (fiebre, tos o dificultad para respirar, entre otros), informar a la EPS o a autoridades competentes.

De todos modos, es importante que las ferreterías prioricen otros canales de venta, para evitar la aglomeración de personas. “Se debe aprovechar las ayudas tecnológicas para evitar las aglomeraciones y se debe evitar el intercambio físico de documentos de trabajo”, afirmó el Gobierno.

Le puede interesar: ¿Cuáles son los requisitos para reactivar una ferretería el 11 de mayo?