Tener excelente salud financiera, es clave para la rentabilidad de su ferretería. Una empresa sana financieramente es motivo suficiente para que su entorno de clientes, proveedores, bancos y accionistas, sea percibido como exitoso.

 

A continuación, 6 principios básicos para la salud financiera de su empresa:

 

 

La buena administración

Debe entender que usted es el administrador de su ferretería y que de usted depende su cuidado y crecimiento. No entre en gastos innecesarios, ya habrá tiempo de hacer inversiones y gastos mayores cuando el negocio se lo permita.

Saber encontrar el equilibrio

En términos generales, existen dos formas importantes de que entre dinero a la empresa: por una aportación de capital (que puede ser de un inversionista, del apoyo de alguna institución o de un préstamo), o por ingresos derivados de las ventas.

Los ingresos derivados de las ventas son los únicos que verdaderamente la hacen rentable y saludable. Por otra parte, las salidas de dinero se catalogan como costos, gastos de operación, inversiones y utilidades.

Los problemas en una empresa comienzan cuando pone más atención a las salidas que a las entradas. Es importante cuidar que no se gaste excesivamente, pero es más importante incrementar los ingresos por ventas.

 

 

También le puede interesar: Salud financiera para los negocios ferreteros

 

 

Adquiera solo lo necesario

Algunas empresas invierten dinero en equipos que no saben cómo, o a través de quién vender. Hay quienes primero rentan una oficina bien ubicada y una red de computadoras potente para llevar la administración del negocio, pero aún no han tenido ingresos significativos por ventas. Es importante priorizar los gastos.

Recuerde que el objetivo de una empresa es ganar dinero vendiendo sus productos o servicios, no ahorrar en costos y gastos. En teoría, las ventas pueden crecer sin límite, pero también en teoría los gastos no pueden llegar sino hasta cero.

 

Crea en los productos que ofrece

Si usted no cree en el valor de lo que ofrece, sus clientes tampoco lo harán. Recuerde que de su margen de ganancia es de donde sale para pagar los gastos de operación, para las inversiones en el negocio, y en última instancia, para las utilidades.

 

Una cosa es dar crédito, y otra muy diferente es fiar

Si tiene la intención de dar crédito a sus clientes, antes debe ver qué posibilidades hay de que no le paguen (y si la empresa está en posición de asumir ese riesgo), y además debe contar con alguien que se encargue de la cobranza, dándole todas las herramientas para hacer su trabajo.

Si no hace todo esto, simplemente está fiando, y fiar es lo más parecido a regalar su producto o servicio. Es un grave error acabar fiando con tal de vender. ¡No lo haga! Usted no ha vendido en realidad su producto o servicio si no ha podido cobrar por él.

 

Tenga una reserva de efectivo

Recuerde que siempre habrán imprevistos. Lo más importante es que cuando ocurran usted pueda estar preparado ante cualquier eventualidad.

 

Uno de los beneficios más importantes de aplicar estos siete principios es que están enfocados en proteger el capital de trabajo del negocio. Como vemos, no es tan complicado tomar buenas decisiones sobre el manejo del dinero, siempre y cuando se basen en buenas prácticas de negocios.

 

Fuente: www.ideasparapymes.com