Los resultados de la lectura del primer semestre de 2015 de la Gran Encuesta Pyme reflejaron un deterioro en la percepción de los empresarios Pyme acerca de la evolución de sus negocios y la demanda en el segundo semestre de 2014. Los ferreteros están en el grupo de los más pesimistas.

Según la Gran Encuesta Pyme, realizada por Anif (Asociación de Instituciones Financieras), el pesimismo reina en el sector ferretero. Solo el 19% de los encuestados manifestaron tener una percepción positiva sobre su desempeño económico.

A diferencia de este año, los registros resultaron más alentadores en la encuesta publicada en 2014, cuando el 38% de los ferreteros se sentían optimistas frente a la situación económica. Asimismo, el volumen de ventas, el nivel de pedidos recibidos y los márgenes comerciales de los empresarios ferreteros, también ocuparon los primeros lugares en ese entonces.

Sin embargo, el panorama cambió de manera repentina. El sector de ferretería, cerrajería y productos de vidrio (25%), junto con el de alimentos y bebidas, tuvo una percepción menos favorable que la del promedio de todo el sector comercio (31%). Pasó de ser el más optimista al más pesimista.

De acuerdo con la encuesta de Anif, el principal problema de los comerciantes Pyme fueron: la competencia de las grandes superficies (26%), la tasa de cambio (16%), y los altos impuestos (15%).

La disminución del optimismo fue un común denominador en casi todas las actividades, lo cual responde a la desaceleración económica. Sin embargo llama la atención por qué los ferreteros no ven el panorama con tan buenos ojos, aún cuando construcción va por buen camino.