Sin duda hemos entrado a una nueva etapa. Después de varios meses de aislamiento, estamos retomando la ‘normalidad’ en muchos aspectos de la vida, aún cuando seguimos en medio de la pandemia. Esto ha implicado una serie de retos que nos obligan a repensar todos aquellos aspectos de la cotidianidad. Para las ferreterías la nueva normalidad se ha visto marcada por una serie de limitaciones que afectan aspectos como el servicio al cliente, la organización del almacén y hasta la relación con los empleados.

Le puede interesar: Conozca las agendas del encuentro de ferreteros y constructores

En este contexto, para el ferretero se han duplicado aquellos aspectos en que debe centrar sus esfuerzos: ya no solo se trata de vender, sino que se debe hacer en función de un nuevo tipo de consumidor omnicanal, más exigente, con nuevas necesidades, y en el marco del cuidado de la salud de sus empleados. Para lograr cumplir exitosamente con estos propósitos, es absolutamente necesario que el ferretero sea cada vez más organizado y riguroso en su planificación, la cual debe priorizar aspectos como la medición de la rotación del inventario, la estrategia de abastecimiento y especialmente la relación con sus grupos de interés y proveedores.

De la alineación con aquellas marcas que generan los insumos que va a vender el ferretero, dependerá en muy buena medida que la ferretería pueda seguir operando y cumpliendo con su promesa de valor al cliente final. De modo que en la selección y el establecimiento de un canal de comunicación claro y directo con el proveedor, a quien debería buscar convertir en un aliado, se basará en gran medida la estabilidad del negocio.

Con el fin de facilitar este proceso de planificación y de selección de los mejores proveedores para su negocio, en esta edición del Todo Para le traemos la información de más de 300 empresas proveedoras para el sector ferretero, las cuales están clasificadas en diferentes categorías. Lo invitamos a  usar esta herramienta para analizar detalladamente la oferta del mercado, seleccionar a los aliados que más se ajusten a su negocio, e incluso pensar en nuevas opciones para complementar su oferta de acuerdo con las necesidades de la nueva normalidad.