En Colombia existen 5 siderúrgicas que producen acero nacional: Acerías Paz del Río S.A, Gerdau Diaco, Siderúrgica Nacional Sidenal, Sidoc S.A y Ternium.

 

El acero colombiano, en cifras

  • Colombia produjo 1.4 millones de tonelada de acero en el 2017, 7% más frente al 2016.
  • El sector tiene una demanda de 2.2 millones de toneladas.
  • La capacidad instalada es de 2.2 millones de toneladas; esto quiere decir que se tiene la capacidad de abastecer la demanda de acero en Colombia.
  • El sector genera 45 mil empleos directos e indirectos y aporta el 10.6% del PIB industrial, junto con la cadena de metalmecánica.
  • Tiene proyecciones a 2020 por USD $620 millones, y es uno de los principales recicladores de chatarra en Colombia, con 1 millón de toneladas anuales.

 

También le puede interesar: Panorama del acero en Colombia

 

En Revista Fierros, hablamos con María Juliana Ospina, directora ejecutiva del Comité Colombiano de Productores de Acero de la ANDI, quien nos contó sobre el panorama del sector.

 

Retos y oportunidades

María Juliana Ospina: Grandes oportunidades vemos en los más de $129 billones de inversión para el sector, en proyectos de vivienda, infraestructura y educación para los próximos años. Con esto vamos a generar un crecimiento del 25% de la capacidad instalada para abastecer el consumo nacional.

Adicionalmente generaremos 1500 empleos directos y 7500 indirectos nuevos y , así mismo, encadenamientos productivos por 100.000 toneladas de producto terminado.

 

¿Cuáles son los principales retos?

María Juliana Ospina: Hacer cumplir los reglamentos técnicos. El acero colombiano es un acero certificado que cumple con toda la normatividad. Esto quiere decir que cuando yo lo voy a comercializar tengo que presentar el reglamento técnico, lo que lo hace sismoresistente.

Este es un reto bastante importante porque sabemos que a Colombia entra acero de otras partes del mundo en donde no le exigen esa norma sismo resistente. El territorio de Colombia, en un 85% está construido en zonas de alto riesgo sísmico, por eso debe mirarse en un caso especial.

Adicionalmente, contar con la disponibilidad suficiente de chatarra, que es la materia prima esencial para la producción de acero. El acero se produce de dos formas: de mineral de hierro y de chatarra. Mineral de hierro lo produce Acerías Paz del Río S.A. Las otras 4 siderúrgicas utilizan necesariamente la chatarra para producir el acero.

Además, es importante igualar las condiciones de competencia desleal con países como Turquía y China. Hemos podido evidenciar que estos países, por ser economías subvencionadas y por recibir constantemente apoyo de los gobiernos locales, exportan sus productos a precios de dumping. Esto hace que la industria nacional pierda competitividad y no haya igualdad de condiciones.

Somos los segundos consumidores de energía en Colombia. Esto quiere decir que cualquier incremento de la energía o coyuntura especial como Hidroituango nos va a afectar significativamente en el costo del producto.

 

¿Cómo se ve el entorno internacional?

María Juliana Ospina: Es fundamental mitigar el efecto de la medida – sección 232, impuesta por Estados Unidos, que incrementa los aranceles del acero un 25% y del aluminio un 10%.

En Colombia empezamos a preocuparnos por la desviación de comercio, porque todo ese acero que va a dejar de entrar a Estados Unidos, va a empezar a buscar nuevos mercados. Uno de esos mercados claramente es Colombia.

Esto ya lo empezamos a ver, pues las importaciones de acero para concreto que es el 74% de la producción nacional ya se están viendo afectadas. Las importaciones de enero a junio de este año vs. el año pasado, han incrementado un 30%.

El cálculo que nosotros hacemos es que van a dejar de entrar 13 millones de toneladas de acero a Estados Unidos, si esta cantidad yo la llevo a lo que consume Colombia que es 2.2, pues estamos hablando que es casi 6 veces la demanda de acero en Colombia.

 

¿Cuál será el plan de trabajo con este nuevo gobierno?

María Juliana Ospina: Será revisar cuáles de los mecanismos legítimos que se tienen ante la OMC (Organización Mundial del Comercio) puede adoptar la industria siderúrgica colombiana para contrarrestar y mitigar los efectos de la medida 232.