Los modelos de negocio se están transformando por las medidas para mitigar el COVID-19 y las ferreterías no son una excepción a la regla.

A causa del COVID-19 en el mundo, desde las formas de pago, hasta el modelo de entrega ha cambiado en las ferreterías, con un objetivo en común: reducir la posibilidad de contagio entre los vendedores y los clientes.

No es un secreto que el comercio minorista se ha visto afectado, porque a pesar de las ayudas económicas y demás alivios anunciados “ninguna administración considera inyectar dinero a fondo perdido, que es lo que necesitan muchos pequeños comercios en estos momentos”, según afirmó el presidente de PIMEComerç, Àlex Goñi, al portal Mundo Empresarial.

Según PWC, las cadenas de suministro también se han visto afectadas, pues los plazos de entrega se pueden retrasar y, en ocasiones, la procedencia de los productos es diferente, debido a que los productos importados ya no estarán a la mano, por las medidas internacionales.

Los ferreteros se deben adaptar

Los minoristas deben entregar productos de manera segura, acatando el protocolo de bioseguridad, a través de diferentes maniobras, empezando por el hecho de que el índice de confianza del consumidor presentó en marzo la peor caída en la última década durante el aislamiento, debido a la incertidumbre económica, de acuerdo con el consultor Raddar.

Siendo así, una de las primeras transformaciones por las que debe pasar una ferretería para seguir operando es la limpieza, puesto que la tarea de desinfección ya no puede ser diaria u ocasional, sino permanente en las superficies para evitar el virus.

La transformación del modelo de negocio, por su parte, viene implícita, pues si bien es cierto que, en Colombia, las ventas minoristas de artículos ferreteros están autorizadas, los domicilios se hacen cada vez más comunes, debido a que las personas prefieren disminuir el riesgo.

En este sentido, la tendencia de consumo también cambió, según Raddar: los colombianos están dispuestos a comprar productos de primera necesidad, pues se centran en las prioridades de supervivencia en tiempos de crisis y en ahorrar.

Lea también: Prepárese para volver a los lugares de trabajo

Establecer rutinas de limpieza, mantener comunicación constante, crear o mantener varios canales de compra y facilitar formas de pago son algunas de las recomendaciones para las ferreterías, pues lo importante es transmitirle confianza a sus clientes.

En Cataluña, España, por ejemplo, el 42 % de los comercios está realizando una estrategia para recuperar una parte de las ventas, conforme a encuesta de J3BTres Economy & Research. Entonces ¿qué hacer desde las ferreterías? Enseguida, lea las recomendaciones para abrir negocios:

  1. Insistir en la limpieza constante.
  2. Usar implementos de bioseguridad y asegurarse de que los clientes utilicen los necesarios (guantes para tomar sus productos y tapabocas).
  3. Establecer un orden de entrada y una distancia máxima entre los clientes.
  4. Tener a la vista productos de alta demanda para evitar aglomeraciones en búsquedas.
  5. Crear paquetes de productos más vendidos.

“La salida de la cuarentena en etapas augura un mercado en lenta recuperación y clientes con bolsillos flacos luego de la caída de ingresos en la cuarentena. Las líneas de productos deberán entonces ser accesibles, con márgenes limitados pero alta rotación, y, por lo tanto, la operación deberá ser ajustada y de bajo costo”, aseguró Guillermo D´Andrea, profesor del IAE Business School de la Universidad Austral, a iProfesional.

Ante los cambios, la recomendación de expertos es recordar que, al igual que otras crisis, esta pasará, por lo que es importante seguir agregando valor a los negocios, a través de la implementación de otros canales de venta, como los online, y siempre escuchar las demandas de los clientes, pues así se pueden conocer aquellos productos que tendrán éxito en una ferretería.

Le puede interesar: Claves del servicio al cliente ferretero durante la pandemia

Fuentes: iProfesional, Mundo Empresarial, Raddar, PWC y J3BTres Economy & Research.