La logística en ferretería incluye procesos que van desde la consecución del producto hasta su disposición final pasando por el alamcenamiento y alistamiento de los pedidos.

Según Arley Gómez, asesor comercial de Demetálicos, exhibición y almacenaje, las claves para tener una logística eficiente son: tener un excelente servicio, entregas oportunas, control de inventarios, capacidad de respuesta, fuerza de ventas, capacidad de entrega de pedidos completos y un portafolio completo.

Por eso, es importante contar con un plan logístico que permita optimizar recursos, mejorar la productividad y la rentabilidad del negocio. Para ello, se debe tener en cuenta aspectos como el tipo de clientes y sus necesidades, los productos de alta y baja rotación, el flujo de caja, el espacio disponible en bodega, los recursos actuales, la capacidad de endeudamiento, el tipo de producto en términos de manipulación y uso, entre otros. Así lo afirma Gómez.

Por otro lado, según Osvaldo Muñoz, jefe de logística de Ferretería Nurueña, “un plan logístico permite medir la capacidad de respuesta y ejecución de los procesos en aras de lograr la satisfacción del cliente con el fin de proyectar la ferretería dentro del sector. Los procesos deben estar controlándose y evaluándose frecuentemente; de lo contrario nunca vamos a saber si estamos bien o mal”.

A la vez que afirma que desde el mismo pedido empieza la logística en una ferretería. Todas las áreas deben de estar pendientes de la trazabilidad del producto hasta su entrega. La comunicación es fundamental para ello, como establecer los roles independientes de cada trabajador.

Generalmente los proveedores hacen llegar todos los productos a la bodega de las ferreterías para que ellas mismas hagan la distribución, pero hay casos que dependiendo del tamaño del pedido, los proveedores hacen llegar directamente la mercancía al cliente.