Aunque la era digital está más fuerte que nunca y las industrias deben empezar a acoplarse a esta, no se debe sumergir en su totalidad, un uso moderado hará felices a sus clientes y conseguirá que sus números crezcan.

El modelo de la industria ha cambiado y el número de ferreterías que atienden con servicios online crece cada año, en algunos casos las tiendas llegan a volverse 100 % virtuales y esto hace que sus cifras caigan de manera considerable. Esto por lo general sucede porque las compañías no comprenden que la mayoría de los clientes prefiere acudir a un punto de venta a realizar la compra y probar los productos y su calidad.

Este canal de distribución es el más extendido en el canal ferretero, a pesar de la expansión de las redes sociales y del alcance de las telecomunicaciones. De acuerdo con datos de la Encuesta Anual de Comercio (EAC-INEGI), los porcentajes de venta directa en establecimiento alcanzan el 75,8 %, en tanto que las ventas por internet tienen tan solo 5,4 %. El resto de las cantidades se distribuye entre ventas por teléfono con el 10,2 %, correo postal con 1,3 %, otras telecomunicaciones con 1,5 % y otros medios con 6,3%. La fuerza del canal tradicional exhibe que, en la actualidad, la mayoría de los clientes prefiere acudir al punto de venta a realizar la compra y probar los productos.

Por esta razón debe mantenerse al margen, con un uso equilibrado entre la tecnología y los canales tradicionales, de esta manera mantendrá unos clientes satisfechos y un excelente porcentaje en sus finanzas.

Le puede interesar: Una plataforma ideal para optimizar el control de su negocio