Con la reactivación gradual de varios sectores económicos, y una eventual reapertura total, entramos en una nueva etapa: salir del aislamiento aún estando en pandemia.

La reactivación de diferentes sectores en Colombia, nos obliga a reforzar cada vez más las medidas de bioseguridad que se hayan venido asumiendo. Lavarse las manos constantemente, es la primera. Sin embargo, es importante contar con productos que permitan asegurar la salud en todo momento.

En este sentido las ferreterías pueden ser un gran apoyo al convertirse en proveedores de este tipo de insumos, no solo para su clientela tradicional y segmentos como la manufactura y la construcción, sino también para los ciudadanos. De esta forma ayudarían a prevenir el contagio.

Las ferreterías pueden ser un gran apoyo al convertirse en proveedores de productos de bioseguridad, no solo para su clientela tradicional y segmentos como la manufactura y la construcción, sino también para los ciudadanos.

Es importante resaltar que, tal como lo señala el Invima en su página web, “en Colombia, la figura de vital no disponible se utiliza excepcionalmente, para facilitar el abastecimiento de productos que, por circunstancias relacionadas con su comercialización, no se encuentran disponibles o en la cantidad requerida y son indispensables para salvaguardar la vida o aliviar la sintomatología de algunos pacientes”.

Y, a partir de la crisis del coronavirus, el Invima ha determinado que son vitales no disponibles ciertos productos e insumos que se emplearían no solo para prevenir la enfermedad sino para diagnosticarla y tratarla. Dentro de estos, algunos de los que se señalan son los siguientes (por sus características podría distribuir una ferretería minorista o mayorista):

  • Gafas protectoras
  • Guantes de látex y de nitrilo
  • Guantes estériles
  • Mascarilla N95 y respiradores FFP2 o FFP3
  • Mascarillas con filtro
  • Protección total del cuerpo: batas, gorros, ropa quirúrgica estéril, campos quirúrgicos, campo operatorio, sabanas, fundas, traje biológico, polainas y protectores metatarsales
  • Protector facial: caretas o visores
  • Tapabocas desechables
  • Trajes de bio-protección (blusa y pantalón o enterizo)
  • Botas de seguridad
  • Chalecos
  • Uniformes antifluidos

Ahora bien, en cuanto a las toallitas húmedas antibacteriales, los geles y alcoholes antisépticos con un porcentaje mayor al 70% de alcohol y los limpiadores de pisos y superficies, deberán contar con la notificación sanitaria correspondiente, cumpliendo con los requisitos de la decisión 516 de 2002 y la 706 de 2008.

Vale la pena aclarar que en esta coyuntura y en cualquier situación, la recomendación es que sobre todos los productos que comercialice, especialmente si son para proteger la vida, tengan una trazabilidad clara y antes de adquirirlos, se asegure de que cumplen con los todas las normativas y registros requeridos para su fabricación y comercialización. 

Lea también: 10 consejos para retomar labores con éxito en las ferreterías 

Es así que el ferretero tiene una amplia gama de productos para ofrecer en cuanto a bioseguridad que, si bien puede que estén en un pico de demanda por ahora y después baje un poco, seguramente hasta que se logre encontrar soluciones más permanentes al problema del coronavirus, seguirán siendo muy buscados.

Además de incluir estos productos en su portafolio, puede venderlos en combo: algo así como un pequeño botiquín personal que le permita al cliente encontrar todo lo que necesita rápidamente.

Ahora bien, tal como lo señala Alejandra Leguizamon, editora de la revista El Hospital, otra forma en la que las ferreterías prestarían un servicio en este sentido, es con la venta de insumos para armar piezas médicas, como por ejemplo, tornillos, válvulas y acoples en plástico. “Podrían aliarse y ser distribuidores de productos con los grandes fabricantes para el sector sanitario”.

Por su parte, Luis Alberto Benitez Manrique, director de Insolvencia Colombia e IFI Inteligencia Financiera, asegura que los distribuidores de este tipo de productos “debe fijarse en que, si están vendiendo productos como un tipo de alcohol que tiene algún tipo de regulación, necesitan pedirle a quien se lo vendió que ya la tenga. Lo que ha pasado es que se ven en el mercado productos que no corresponde a las fichas técnicas. Por ejemplo, como todo el mundo está comprando antibacterial, hay gente que lo hace en la casa y usa productos sustitutos que no cumplen con la garantía de protección”.

De modo que es muy importante que se fije en que todo lo que comercialice tengan una trazabilidad y una fiche técnica clara; pues no debemos olvidar que son productos de consumo humano.

Es así que esta es una oportunidad, más que para aumentar sus ventas, para apoyar la reactivación de la economía en Colombia y frenar el contagio.

Lea también: Los productos ganadores para reactivar su ferretería