Las previciones son muy importantes para cualquier negocio porque permiten que se tomen acciones y trabajos antes de que suceda un problema. Sin embargo, solo el 37% de las ferreterías disponen de ellas.

De esta manera, la palabra planificación se convierte para el sector en un término desconocido para muchos. Lo que trae como consecuencia que los establecimientos no funcionen correctamente como actividad comercial. No se puede conseguir nada que no tenga fijado un objetivo. Por eso, las empresas deben disponer de previsiones anuales, mensuales y diarias sobre lo que hay que vender, qué deben comprar para vender, qué deben ganar, entre otros.

Si no se cuenta con ello, es muy difícil establecer lo que va bien o mal en su actividad comercial y empresarial. No sirve el comentario que hacen muchos ferreteros: “que mientras puedan pagar todo va bien”. La pregunta que deben hacerse los propietarios es ¿hasta cuándo podré pagar?

La solución para ello es contar con previsiones. Hay que saber qué se gana y cómo, para así actuar con acciones en los momentos de crisis por sobrestocks, ventas insuficientes, excesos de gastos fijos, entre otros.

Si lo aplica se evitará pérdidas de dinero significativas que lo puedan dejar en la quiebra. Esto hace parte del buen funcionamiento de la ferretería y son muy pocos datos que hay que controlar y gestionar adecuadamente para tener un buen balance financiero y alcanzar el éxito.

A continuación les vamos a mostrar los puntos que debe de tener en cuenta para hacer una debida previsión:

1. La cifra de venta por días, semanas, meses y años
2. Contar con un presupuesto de compras mensual
3. El nivel de nuestros stocks debe de conocerse, lo que evitará compras innecesarias por falta de conocimiento y permitirá mayor agilidad en el servicio.
4. Controlar los gastos fijos de la actividad (servicios, personal, transporte, etc.), los cuales se deben comparar con las ventas y el beneficio de cada mes.
5. Conozca todo el tiempo la calidad de su inventario.
6. Es fundamental conocer cuánto rota un artículo y que beneficio le aporta.
7. Las acciones, promociones, folletos deben aportar un beneficio, y no se puede confundir una venta en promoción con una liquidación, ya que esta última no genera ganancias.
8. Fijar los precios adecuados para cada producto teniendo en cuenta factores como la competencia, la economía, entre otros.

Aunque existen otros elementos que se deben de tener en cuenta, estos son los principales a la hora de realizar la planeación de una compañía. Si no se consigue el objetivo tanto de cifra de venta como de margen, esto afectará a mediano plazo a la actividad y este hecho no significa que no se pueda pagar a los proveedores ni empleados.

En muchas ocasiones ocurre que una empresa está funcionando mal, pero sigue facturando porque se liquidan y se echa mano de los stocks, pero estos a los precios que se venden solo aportan liquidez pero no beneficio.

Por esta razón, es fundamental realizar estas previsiones para saber en dónde estamos en cada momento y qué debemos hacer con planes y acciones a efectuar en cada caso. Muchas veces es confuso al principio realizar este estudio de funcionamiento, pero una vez hecho el primero, ya es solo empezar a monitorear la empresa para estar tranquilo de que está obteniendo ganancias y no que se está descapitalizando vendiendo stocks a bajo precio para generar facturación.

Información tomada de: ferreteria-y-bricolaje.cdecomunicacion.es