Como bien sabemos, una de las tendencias que más se ha posicionado en todos los mercados durante los últimos años es sin duda la de la sostenibilidad y el ahorro. No solo por el compromiso con el uso responsable de los recursos naturales, sino por la búsqueda de mayor eficiencia con menores gastos.
Para el sector de la construcción, y en especial de los materiales para la construcción, esta tendencia ha marcado la línea de ruta a futuro, pues tanto sus consumidores como sus fabricantes están cada vez más alineados con estas.
Ahora bien, en lo que se refiere a materiales de construcción sostenibles, se tiende a pensar en eficiencia energética y en iluminación, pero la realidad es que existen diferentes alternativas y opciones de construcción que no solo permiten que se reduzca el uso de materiales y energía, sino que aseguran que, por ejemplo, no se den desperdicios una vez los espacios sean habitados.
Dentro de las ventajas o atributos que se buscan al pensar en construcción y materiales de construcción sostenible, se destacan: ahorro en uso de agua, eficiencia energética, productos amigables con la salud humana y antibacteriales, reutilización de recursos naturales, entre otros.
Es así que, para estar realmente alineado con el mercado de los materiales de construcción sostenibles, el ferretero debería no sólo tener en cuenta dicha tendencia, sino lograr que dentro de su portafolio el constructor realmente logre encontrar una buena oferta de productos ahorradores y eficientes.