Una encuesta revela el impacto de las medidas de aislamiento obligatorio y la implementación de las compras desde el hogar en la industria minorista.

En medio del contexto económico por la pandemia en el mundo, la Asociación Norteamericana de Hardware Minorista (NRHA) implementó recientemente la Encuesta de Impacto Comercial de COVID-19, en la que participaron cerca de 300 operadores independientes de mejoras para el hogar en Estados Unidos, que representan aproximadamente 1,500 escaparates.

“Ahora que todos han estado viviendo en este entorno durante unos meses, queríamos comprender los impactos que COVID-19 ha tenido en las empresas independientes de mejoras para el hogar, desde una perspectiva de rendimiento y una perspectiva operativa”, indicó Dan Tratensek, vicepresidente ejecutivo de NRHA, según reseñó el portal Hardware retailing.

Según los resultados, casi el 72 por ciento de los minoristas dicen que las ventas han aumentado en sus negocios en medio de COVID-19 en comparación con el mismo período en 2019. En promedio, los minoristas dicen que las ventas han aumentado aproximadamente un 17 por ciento.

Esto se debe, según la investigación, a que durante la cuarentena, los propietarios han decidido invertir el tiempo en realizar mejoras en los hogares. Una estrategia que se puede ver reflejada en Colombia debido a que ya casi se cumplen cuatro meses de aislamiento.

Lea también: Propietarios identificaron proyectos de mejoras en el hogar durante cuarentena: estudio.

Por otro lado, el 90 por ciento de los minoristas encuestados dicen que COVID-19 ha tenido algún impacto en su desempeño general de ventas, consolidando la pandemia como un gran desafío.

Aproximadamente el 45 por ciento de los encuestados dicen que tienen empleados que optaron por no trabajar en la tienda durante el brote. Más de un tercio dirige sus negocios con menos empleados en sus operaciones. Menos del 15 por ciento de los encuestados han despedido o despedido empleados.

Por otro lado, casi la mitad de todos los encuestados minoristas creen que pasarán entre 4 y 12 meses antes de que su operación emerja de las restricciones de COVID-19. De igual forma, aproximadamente el 20 por ciento cree que la interrupción de este virus persistirá durante un año o más.