El mercado de la distribución de ferretería y bricolaje en España mantuvo en 2019 el nivel de crecimiento de los últimos cinco años, con un incremento de la facturación conjunta del 4,77 %.

Estas cifras surgieron del último barómetro sectorial de AECOC, Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores, que expone las cifras de negocio del sector durante el pasado ejercicio.

El indicador muestra como los distribuidores especializados son los que mantienen un mejor comportamiento, con un crecimiento del 6,19 %, mientras que los operadores tradicionales mejoran sus datos en un 2,45 %.

El responsable del sector de AECOC, Alejandro Lozano, apunta a que los datos obtenidos están condicionados por el proceso de cambios y adquisiciones en el que están involucradas las grandes cadenas del sector. “Esta transformación de la oferta afecta a la operativa, pero es una apuesta ganadora, ya que las tiendas que han acometido rediseños y cambios en su modelo de negocio están obteniendo resultados satisfactorios”.

Por otra parte, Lozano destaca el buen comportamiento de los fabricantes de herramientas eléctricas (taladros y amoldadoras), que según los datos de la Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico (AFME) crecieron un 8 %.

Sin embargo, advierte sobre la preocupación del sector por la evolución de la industria del automóvil, que es un comprador clave para los fabricantes de herramientas eléctricas y que acumula diversos trimestres ralentizando su crecimiento.

De cara a este año, Lozano recuerda la incertidumbre abierta por el coronavirus, que afectará a la producción asiática. “Se esperan roturas de stock a partir de mayo, no solo de los productos fabricados allí, sino también de las producciones europeas que dependen de componentes que vienen de Asia”.

La situación en Asia, sin embargo, puede generar negocio entre los fabricantes españoles, que están empezando a suplir parte de la producción que ha quedado parada.