Para conocer más sobre el impacto y los efectos que tendrá en el comercio la pandemia y las medidas de aislamiento, Revista Fierros entrevistó a Camilo Herrera, fundador y CEO de la firma Raddar. Esto fue lo que nos dijo:

¿Qué efectos ha generado la crisis del coronavirus en los comercios minoristas colombianos?

Aún esto no es del todo claro, porque seguramente hasta finales de abril de 2020, comenzaremos a ver una caída en el comercio, ya que los menores gastos en unos canales, están siendo compensados con mayores gastos en otros. Por ejemplo, que la gente no vaya a cine, esta compensado en el bolsillo, con mayor gasto en alimentos y elementos de aseo.
Hay sectores muy afectados como restaurantes, bares, aerolíneas, agencias de viajes, eventos, conciertos, gasolineras, moda e incluso casinos; mientras que el retail de consumo masivo, crece de manera importante.

¿De qué forma podrían matizar los efectos de la cuarentena aquellos establecimientos que no distribuyen alimentos o medicamentos, como las ferreterías, y que por lo tanto deberán mantenerse cerrados los próximos días?

Depende de cada negocio, el valor de su inventario, su caja y la durabilidad de lo que venden. Las ferreterías, los depósitos y almacenes, tienen un enorme reto en caja, y en la financiación que hacen al maestro de obra y en el crédito que tienen con sus proveedores.
El ejercicio que se debe hacer es equilibrar la cartera y las deudas de la mejor manera posible, y encontrar la forma de ayudar a los empleados.

¿Cuáles cree que son los cambios que se podrían observar en la forma de consumo de los colombianos durante los meses siguientes?

Todo depende como se transita el fenómeno a la realidad económica. Por lo pronto sabemos que hay dos grandes retos: inflación y devaluación, lo que hace que el gasto de los hogares deban reajustarse y seguramente hará que el tema de remodelación se vea afectado.

¿Cuánto podría demorarse la economía colombiana en recuperarse?

Eso depende del tamaño del golpe. Hasta donde sabemos es posible que en 2020 no tengamos recesión, y en 2021, viene un serio problema en el gobierno porque va a recibir muchos menos impuestos. Como mínimo nos demoramos dos años.

¿Cuál será el papel del comercio minorista dentro de esta recuperación?

Fundamental, porque es uno de los canales de movimiento del dinero, generación de empleo y de creación de valor. El comercio como hoy lo conocemos, va a cambiar, porque después de la cuarentena viene una nueva realidad: viviremos con este virus y eso hará que muchas cosas que conocemos cambien. Desde muy poco, si hay medicamentos y vacunas, hasta mucho, si debemos estar por un tiempo a dos metros de las demás personas.

¿Cuándo cree que veremos una estabilización del mercado chino y una normalización en cuanto a las importaciones provenientes de este país?

Es es una pregunta difícil de responder, ya que la recuperación de las exportaciones chinas, no solo depende del control de la enfermedad en ese país, sino de la reactivación de los países a donde exporta, como Japón, los de Europa, América Latina y Estados Unidos. A este fenómeno de desabastecimiento, hay que sumar el de la devaluación, que hará que los costos suban.

¿De qué forma podrían prepararse tanto importadores como distribuidores del sector para asumir y aprovechar este renacimiento de la economía china?

Un tema fundamental es aprender a usar los inventarios menos reducidos, manejar coberturas cambiarias y sobre todo apoyarse en industria local, para reducir los riesgos.