Las medidas para mitigar la pandemia han impactado las cadenas de suministro global y, por consiguiente, los precios.

A pesar de que en países como Colombia se estableció una lista para controlar los precios de la canasta básica familiar, con el fin de evitar la especulación y el acaparamiento, productos como los ferreteros quedan por fuera de la regla, sujetos a las dinámicas del mercado.

La incertidumbre por el COVID-19, debido a factores como el desempleo, la suspensión de actividades de producción y la detención de exportaciones, es precisamente el componente que ha cambiado el mercado, según economistas.

“El COVID-19 ha significado una disrupción en las cadenas globales de valor. Una porción considerable de los insumos ferreteros y para construcción son importados (principalmente desde Asia), por lo cual algunos de estos podrían estar enfrentando alzas en los precios en el corto plazo”, afirma, en diálogo con revista Fierros, el analista económico Juan Sebastián Joya.

En este sentido, precisamente es de tener en cuenta las fluctuaciones del mercado: el dólar ha registrado alzas históricas en Colombia, superando los $ 4.000 pesos colombianos. “La devaluación del peso frente al dólar (promediando el 20 % anual) estaría encareciendo los insumos ferreteros”, agrega Joya.

Así, la situación actual amerita adaptarse a las dinámicas realistas y, a su vez, primar el hecho de que esta crisis no será permanente —ya algunas ferreterías están volviendo a sus labores o están trabajando bajo modelos de domicilios—, sino que de alguna u otra manera, como se ha visto hasta el momento con la construcción y el comercio minorista, las actividades se restablecerán.

“Por lo pronto, los ferreteros deberían acudir, si es posible, a la oferta nacional, que por estos días podría ser comparativamente menos costosa”: analista económico Juan Sebastián Joya.

“Se debe tener presente que la situación actual es temporal, pues se irán restableciendo progresivamente las cadenas globales de valor. Por lo pronto, los ferreteros deberían acudir, si es posible, a la oferta nacional, que por estos días podría ser comparativamente menos costosa”, dice el analista, quien se ha desempeñado como jefe de Investigaciones Económicas en Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF) y como economista en Cemex Colombia.

Entre tanto, conforme a Joya, por el ciclo económico se prevé una baja demanda de insumos ferreteros y para construcción. “El elevado desempleo que se pronostica para los hogares (sumado a una elevada carga de deuda de los mismos) estarán traduciéndose en menor demanda de insumos para construcción y remodelaciones”, concluye.

También le puede interesar: 7 enseñanzas que la pandemia ha dejado a los ferreteros