Mientras que el proceso de reapertura de economías y de oficinas se da en varios lugares del mundo, se espera que en Colombia en algún tiempo, a medida que se levanten las restricciones de circulación, las organizaciones inicien su retorno gradual a los espacios de trabajo físico. Y, aunque la migración de los trabajadores se dará de forma diferente para cada organización, serán necesarios protocolos para hacerlo.

Cushman& Wakefield, empresa global de servicios inmobiliarios corporativos, preparó una guía para reabrir las oficinas y lugares de trabajo, con el fin de asesorar a las empresas de todo tipo sobre cómo hacerlo de forma segura, apoyada en las experiencias que ya ha tenido en distintos países a nivel mundial, donde ha implementado estas prácticas con mucho éxito.

Esta guía es muy práctica y responde a las principales cuestiones que preocupan a los actores del sector como son: ¿cómo pueden los propietarios de edificios preparar sus activos para el retorno de los ocupantes? o ¿de qué manera los empleadores pueden asegurarse de que están preparados para recibir a sus empleados y que estos últimos estén preparados para el retorno?

Lea también: ¿Cómo va la reactivación de su ferretería? 

El proceso que diseñó Cushman& Wakefield se basa en estos puntos:

Disponer el edificio: allí es necesario tener claros los planes de limpieza, inspecciones necesarias previas a la ocupación y controles de los sistemas del edificio.

Preparar la fuerza de trabajo: con una guía de recomendaciones para las áreas de RRHH con el fin de mitigar la ansiedad, así como también políticas para decidir quién regresa y comunicados a los empleados para garantizar que estén informados del proceso.

Preparar el lugar de trabajo: cuyo objetivo es crear un espacio de trabajo seguro y saludable, donde se sugieren ciertas normas y conductas:

  • Control de acceso: esto incluirá controles a todas las personas en materia de salud, y en lugares cruciales como recepción de edificios, lobbies y recepciones en cada planta o ascensores.
  • Plan de distanciamiento social: implementación de la política “dos metros de distancia en la oficina” con menor densidad y patrones de tráfico. Este plan incluye desde señalización en los ascensores, pasillos, salas de reuniones con marcas para guiar la circulación, hasta áreas libres rodeando cada estación de trabajo, y el uso de materiales descartables y/o reciclables para arriba de los escritorios.
  • Reducir los puntos de contacto: vigilando lograr escritorios limpios, un plan de alimentos, y ciclos de limpieza estrictos.

Comunicarse con confianza: allí la compañía internacional da pautas para aprender a manejar las emociones del equipo,reconocer el temor, escuchar y comunicarse de manera transparente.

“Con esta guía queremos compartir nuestros conocimientos y los de nuestro equipo de profesionales en todo el mundo para aportar nuevas ideas y recomendaciones para adaptarnos a esta nueva realidad que nos toca vivir. Estamos seguros que en las próximas semanas y meses nos enseñarán cosas nuevas y esperamos tener más ideas y actualizaciones para ayudar a las organizaciones a avanzar en territorios que antes no conocíamos”, concluyeJuan Carlos Delgado, country manager de Cushman& Wakefield en Colombia.

Lea también: Claves del servicio al cliente ferretero durante la pandemia