El metal es un material muy duradero, pero con el paso del tiempo, puede corroerse, deslucirse o romperse. Los pegamentos para metal son una solución sencilla y muy eficaz para solventar estos problemas.

Aquí le presentamos los mejores productos para recomendar en su negocio:

Adhesivos de contacto

Los pegamentos de contacto o adhesivos instantáneos son una buena solución cuando se necesita fijar piezas metálicas pequeñas o pegar metal sobre superficies de otros materiales, como madera o plástico.

Estos adhesivos industriales de alto rendimiento son un básico que no puede faltar en un portafolio industrial especializado.

Lea también: EPIs en soldadura: Lo que debe recomendar para la protección de sus clientes

Adhesivos estructurales 

Cuando el cliente necesita una fijación de alta resistencia, capaz de resistir vibraciones, impactos o la exposición a altas temperaturas o humedad, le puede recomendar adhesivos estructurales, muy habituales en cualquier trabajo de carpintería o construcción.

Para pegar metal, los más utilizados son los adhesivos a base de resinas epoxi, también llamadas poliepóxidos, como el poliuretano, las resinas acrílicas o el cianoacrilato.

Los pegamentos para metal epoxi son bicomponentes y están formados por una resina y un endurecedor. A diferencia de los pegamentos de contacto, en los que el curado se realiza mediante calor o presión, estos adhesivos industriales se caracterizan por un curado químico.

Al mezclar los dos componentes del pegamento en las proporciones indicadas, se produce una reacción química que endurece el adhesivo para lograr uniones de mayor resistencia.

Pegamentos para soldadura metálica en frío

Esta clase de pegamentos industriales están formulados específicamente para pegar o rellenar todo tipo de metales: hierro, acero inoxidable, aluminio, cobre, latón, plomo, estaño, superficies cromadas, entre otros.

Al igual que los adhesivos estructurales, este adhesivo para metal se presenta en formato bicomponente y suele requerir de al menos 24 horas para alcanzar la consistencia perfecta.

Entre sus principales ventajas destaca su resistencia a las temperaturas extremas y a la humedad, por lo que es un pegamento para metal muy indicado para zonas húmedas. Además, una vez endurecido, puede lijarse, pulirse o pintarse, para conseguir un acabado impecable.

Otros temas de interés: Pintuco, primera empresa en Colombia en recibir Sello de sostenibilidad en Excelencia