Cuando decide poner en marcha una ferretería, una de las primeras decisiones que debe tomar es elegir un nombre adecuado. Se trata de una tarea compleja y, en ocasiones, su éxito o fracaso está estrechamente relacionado con esta decisión.

 

Tenga en cuenta los siguientes consejos:

  • El nombre debe sonar bien en voz alta: Evite cualquier tipo de vicios del lenguaje como las cacofonías, confusiones o dificultades al pronunciarlo.
  • Use un nombre que tenga significado y ofrezca un beneficio: Procure que al decir el nombre, se sepa inmediatamente de qué trata el negocio y cuál es el beneficio directo que le ofrece al consumidor.
  • Evite el síndrome 3.0: En Internet y en las redes sociales es común que los nombres se salten letras o palabras. Esto no funciona en la vida real. A la gente le gusta saber cómo se pronuncian las palabras sin tener que investigarlo antes.
  • Asegúrese de que lo pueda registrar: Si piensa construir una marca grande en el largo plazo, debe investigar si no existe ya en el mercado o si se parece mucho a alguno de su competencia o de las compañías conocidas.

 

También le puede interesar: 12 pautas para emprender una ferretería exitosa

 

Generalmente, se busca que el nombre de su negocio haga alusión a lo que se vende en él, ya que así será más fácil posicionarlo en la mente de sus clientes. El nombre debe tener fuerza propia y en ocasiones es habitual en el negocio ferretero incluir el término “ferretería” como parte del nombre de la tienda e incluso añadir al nombre o el apellido familiar correspondiente.

Así que ponga a volar su ingenio y elija, con ayuda de estos consejos, el mejor nombre para su ferretería.