Es hora de reabrir las ferreterías y adaptarnos a la nueva normalidad. Ya sabemos las normas y los protocolos de bioseguridad, y podría pensarse que con aplicarlos es suficiente. Pero no es solo eso.
Tenemos que pensar en nuestros clientes, y en aquellos aspectos que nos permiten generarle la experiencia de compra más placentera, abordando muchos ámbitos que van desde la seguridad que transmitimos, hasta el servicio al cliente. Uno de esos aspectos más relevantes, tiene que ver con la organización del espacio en la ferretería, que debe cumplir con dar la sensación de amplitud al comprador, así como la tranquilidad de no estar en aglomeraciones.

Ahora bien, una nueva realidad es que los clientes deberían tener contacto directo con el producto, solo cuando ya se decidió a comprarlo. Sin embargo, esta medida va en contravía de los lineamientos de merchandising visual y de gestión. ¿Cómo adaptarnos?

Además de los protocolos de bioseguridad, para la reactivación es determinante pensar en la estrategia para la generación de una experiencia de compra placentera.

El objetivo es que el comprador vea claramente los productos y que estos tengan la información necesaria para decidir comprarlos, por medio de carteles y/o fichas técnicas que comuniquen, más allá del precio. La exhibición debe ser impactante, así sea de productos básicos; por esta época necesitamos vender todo.

Las cantidades en la exhibición necesariamente han cambiado, creando espacios más amplios. Esto se convierte en una oportunidad para hacer exhibiciones y actividades, por medio de las que podemos mostrar los productos en la forma como los usaría el consumidor.

Además, esta técnica promueve la venta cruzada, por medio de la que podemos aumentar el monto por factura y ofrecer soluciones integrales. Para esto, la recomendación es ubicar los productos de ciertas categorías, cerca de aquellos que puedan complementarlas o relacionarse. Por ejemplo, los tornillos al lado de los taladros y destornilladores; los ladrillos haciendo un muro junto al cemento, o los bombillos cerca de los cables eléctricos.

Por medio de la venta cruzada, podemos aumentar el monto por factura y ofrecer soluciones integrales.

Otra recomendación muy importante, es que aun con la falta de productos debido a desabastecimiento de ciertas categorías, nunca permita que su local se vea desocupado. Para esto, puede reorganizar el espacio y utilizar ayudas visuales.

Todo esto, acompañado de factores como una buena estrategia digital y un acompañamiento muy completo y asertivo al comprador en el punto de venta, son factores que, aun en periodo de pandemia, le permitirán generar una buena experiencia al cliente en el punto de venta.
Si requiere algún tipo de asesoría para la adaptación de su negocio a la nueva normalidad, puede consultar https://merchandisingdecolombia.com/

Por: Claudia Liliana Niño Arévalo, directora General de Merchandising de Colombia

Lea también: ¿Cómo remodelar sin salir de casa?