La distribución de su bodega y la manera de almacenar los productos, son factores importantes en la buena gestión de inventarios. Para ello se deben observar varios aspectos:

Sistemas de clasificación de productos

Los lugares donde se almacenan los productos deben garantizar su óptima protección, para que conserven sus características físicas y la calidad requerida.

El almacenamiento eficiente es el que logra conservar en óptimas condiciones el máximo de mercancías con el mínimo espacio, atendiendo a la forma, tamaño, peso, calidad, resistencia y empaque de estas.

La regla de oro del almacenamiento es no mezclar productos de diferente naturaleza en la misma estiba o lote, y tener especial cuidado con los materiales peligrosos.

Para realizar una efectiva clasificación, se debe considerar una serie de elementos fundamentales que intervienen en la planificación de la distribución interna en general, como por ejemplo:

  • Similitud y cantidad: productos del mismo tipo se almacenan juntos, esto para evitar múltiples ubicaciones.
  • Demanda: los productos requeridos con más frecuencia deben ubicarse en las áreas más accesibles.
  • Medida y peso: cuanto más grandes y pesados sean los objetos, menos altura de apilado deben tener.
  • Características: tener en cuenta las particularidades de los productos (sensibilidad, peligrosidad, fragilidad, vencimiento, entre otros).

 

Organización y asignación de códigos

Para facilitar la localización de los materiales almacenados, se utilizan sistemas de codificación de materiales, que ayudan a alcanzar más eficiencia, debido a que los datos requieren menos tiempo para su organización y búsqueda, facilitando también su debido control.

La codificación es el método que permite convertir un carácter de un lenguaje natural como el alfabeto, en un símbolo de otro sistema de representación aplicando normas, las cuales definen la forma en la que se codifica según el sistema de representación.

La importancia de la codificación radica en que una vez se ha realizado la recepción de los insumos, materiales o productos, deben distribuirse de forma organizada en el interior del almacén o bodega con el fin de localizarlos y gestionarlos de manera eficaz.

 

Organización del espacio

En toda bodega el aprovechamiento del espacio es una tarea vital para el administrador de los recursos, en vista que es imposible algunas veces, ajustar el área por espacio físico. Para lograr un uso óptimo del espacio, éste se debe analizar antes mediante la cuantificación de los parámetros que lo definen:

  • Espacio bruto: expresado en metros cuadrado, se refiere a las dimensiones totales del lugar adentro de las paredes.
  • Metros cúbicos brutos: son las dimensiones de todo el espacio vertical y horizontal.
  • Pérdida estructural: es el espacio que ocupan los postes, columnas, paredes intermedias, baños y cualquier otra estructura interna.
  • Espacio de apoyo: oficinas, espacio para equipo en la bodega, áreas de operaciones tales como clasificación y empaque.
  • Metros cuadrados netos: es el espacio real de almacenamiento.
  • Metros cúbicos netos: son las dimensiones de todo el espacio vertical y horizontal, menos las obstrucciones superiores como lámparas, vigas, tuberías y la pérdida estructural.

También le puede interesar: Aprenda a almacenar