CEMEX anunció una nueva estrategia de acción climática que describe la visión de la compañía para avanzar hacia una economía con cero emisiones.

Creemos que el cambio climático es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo y apoyamos la urgencia de acción colectiva”, señaló la entidad a través de un comunicado.

De igual forma, señaló que la empresa ha reducido las emisiones directas de CO2 en más de 22 % en comparación con la línea de base de 1990. Sin embargo reconoció que aún queda mucho por hacer.

“Reconocemos que esto no es suficiente. Por lo anterior, hemos definido un objetivo más ambicioso para reducir nuestras emisiones específicas netas de CO2 por tonelada de productos cementantes en 35 % para 2030”, comunicó.

Esta nueva meta está alineada con la metodología de Science-Based Targets, requisito que la ciencia del clima afirma que es necesario para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

Para complementar esta estrategia con una visión de más largo plazo, CEMEX también estableció ofrecer concreto con cero emisiones netas de CO2 para 2050.

En nuestro negocio consideramos que el concreto, nuestro producto final, tiene un rol fundamental en la transición hacia una economía neutral en emisiones y que es un componente esencial en el desarrollo de proyectos urbanos climáticamente inteligentes, edificios sostenibles e infraestructura resiliente, según dijo Fernando González Olivieri, Director General de CEMEX.

Para cumplir con esta estrategia, la compañía trazó una hoja de ruta detallada para acelerar el despliegue de tecnologías probadas en todas sus instalaciones, que incluyen: invertir en eficiencia energética, consumir combustibles alternos, ampliar el uso de energías renovables, e incrementar la sustitución de clínker por materiales cementantes alternos.

Además, recalcó que establecerán alianzas estratégicas y colaboración entre industrias en el desarrollo de nuevas tecnologías como la captura, utilización y almacenamiento de carbono; nuevos clínkers con bajo consumo de calor; materias primas alternas descarbonatadas; carbonatación de residuos de concreto para uso como agregados reciclados, y promoción de modelos de economía circular que trasforman los desechos en combustible.

Cabe destacar que CEMEX actualmente consume, como combustibles alternos o materias primas alternas, 32 veces más desechos de otras industrias que los desechos que genera y envía a rellenos sanitarios.