Motivada por el interés de ayudar al crecimiento del país en el sector de la construcción, la marca colombiana de cementos instaló el año pasado una planta de producción en Cortés, departamento de honduras.

El crecimiento en infraestructura y la ubicación estratégica de Honduras en Centroamérica motivó a desarrollar el plan de expansión de la empresa. Hasta el momento, la compañía ha invertido dos millones de dólares y generado 60 empleos.

Además, la cementera tiene presencia en Guatemala y Panamá, con planes de llegar a Costa Rica y El Salvador. La Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico) espera que este año el sector de la construcción crezca a una tasa de alrededor del 7 %, similar a la de 2018 que fue de 7,1 %. La construcción aportó al producto interno bruto L36.107 millones (US$1.461 millones) en 2018.

Con ese plan de desarrollo la compañía tuvo un rápido crecimiento dentro del país y de esta manera se convirtió en la tercera empresa productora de este insumo para la construcción.

Le puede interesar: Microinfluencers: una nueva alternativa para incrementar las ventas