Tras la radicación de la reforma tributaria por parte del Gobierno de Colombia, el gremio constructor se refirió al impacto de esta en la vivienda social.

La Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) afirma que la reforma tributaria planteada contempla la eliminación de los instrumentos tributarios que han sido fundamentales para promover y financiar la Vivienda de Interés Social (VIS) hasta hoy.

De hecho, el gremio advierte que el proyecto de Ley de Solidaridad Sostenible, como es llamada la reforma por el gobierno, es un retroceso en el avance del modelo social que ha generado la VIS, que a hoy ha garantizado el derecho constitucional de millones de los colombianos de acceder a la vivienda social.

Esto, debido a que la reforma eliminaría la posibilidad de construir y financiar nuevos proyectos de interés social y de interés prioritario, con sus efectos negativos adicionales sobre el aparato productivo del sector de la construcción.

“Tal como está planteado el proyecto de reforma implica un retroceso de tres décadas en el modelo de acceso a la vivienda de interés social que el país ha venido perfeccionando para los colombianos, dado que inviabiliza la oferta de nuevos proyectos habitacionales VIS”, indicó Sandra Forero, presidenta de Camacol.

Y es que, de acuerdo con Camacol, la construcción de nueva vivienda social se reduciría un 80 %, es decir, que de 130 mil nuevas unidades VIS que se lanzan anualmente, la actividad se reduciría a solo 26 mil, poniendo en riesgo el acceso de 100 mil hogares por año a la VIS.

Le puede interesar consultar la guía de proveedores para ferreteros acá. 

Adicionalmente, en este escenario, se afectarían cerca de 440.000 puestos de trabajo, afectando al tejido empresarial y la demanda de insumos y materiales para la construcción en el 54 % del aparato productivo del país.

“No es un impacto de poca monta, ya que hoy el 75 % de los proyectos inmobiliarios que se lazan al mercado corresponden a Vivienda de Interés Social, esto quiere decir a su vez que 7 de cada 10 hogares compradores acceden a una vivienda social, todo esto es lo que está hoy en riesgo”, enfatizó Sandra Forero.

El impacto de esa reducción en el volumen de VIS significa que la demanda de insumos de los 36 subsectores productivos del país encadenados con la construcción se contraería en $6,5 billones al año, es decir pasaría de $8 billones a $1,5 billones, según advierte el gremio.

De todos modos, manifestaron que respaldan los principios de sostenibilidad fiscal, priorización del gasto social, solidaridad y redistribución del ingreso definidos en el proyecto, siempre y cuando tales principios no afecten objetivos de país como la vivienda social de los hogares colombianos.

Lea acá: Big data para optimizar las ventas ferreteras.