Una de las mejores formas de saber si el establecimientos es rentable, es comparar los ingresos vs. los egresos. Si los ingresos son mayores se puede calificar a una empresa como rentable.

Existen 3 puntos claves para lograr calcular la rentabilidad de un establecimiento:

  1. Conocer la cifra de ventas necesaria para que la empresa pueda sobrevivir en el mercado. 

    Para calcular esto se debe recoger una serie de datos y se debe realizar una previsión de los gastos a los que se va a enfrentar la empresa. Primero debe pensar en el mercado potencial y analizar los hábitos de consumo de los clientes potenciales, con el fin de ver cuántos podrían estar interesados en adquirir el producto o servicio; por último, se debe pensar en la cuota de mercado que se podría conseguir según las posibilidades de captación [experiencia en el sector, opciones de comunicación, acuerdos previos con distribuidores…] y el dinero que está dispuesto a gastar.

  2. Calcular el “beneficio” del emprendimiento. 

    Sacar la diferencia entre ingresos y gastos necesarios para obtener esos ingresos es básico — se debe tener en cuenta que hay algunos gastos fijos, los cuales hacen referencia a todos los gastos que se deben afrontar solo por el hecho de abrir el negocio—, la diferencia entre estos indicadores entregará el “beneficio” que está dando el negocio, de modo que este sea efectivo. Es recomendable medirlo en un período de un año.

  3. ¿Beneficio o caja? 

    Una cosa es tener beneficio y otra tener caja. El beneficio es una opinión, la caja es una realidad, se puede obtener beneficio y no tener caja: en el beneficio entran los ingresos, lo que se vende; pero, la caja es el dinero con el que se cuenta para hacer frente a las obligaciones de pago a corto plazo. Siempre se debe tener un respaldo que evite que el negocio pueda caer en deudas o quedarse sin fondos, ni ganancias. Empezar un negocio en el que no se pueda recuperar el capital invertido en tres años no es recomendable.

  4. Estas preguntas base le ayudarán a realizar los cálculos. 

    ¿Cuánto vende la competencia en esa zona? ¿Cuánto puede vender en un margen determinado de tiempo? ¿Cuántos clientes hacen falta para lograr hacer beneficioso el negocio? ¿En cuánto tiempo puede conseguirlo?

Recuerde tener en cuenta lo anterior para poder conocer cuál es el margen de rentabilidad del negocio. Tenga en cuenta que puede determinar el margen neto del beneficio por medio del porcentaje del precio de venta que al final se convirtió en ganancias.