La crisis que hemos vivido desde que inició la pandemia, así como las medidas de aislamiento, ha sido dura para las ferreterías, así como para prácticamente todos los sectores de la economía, pues hemos vivido en medio de la incertidumbre. Sin embargo, es claro que esta, al igual que la mayoría de la crisis, nos ha dejado una gran cantidad de enseñanzas; y luego de casi dos meses, es un buen momento para empezar a recoger las lecciones. Entre estas podríamos destacar:

1. El gran papel que juegan las ferreterías: sin duda, lo primero que nos ha mostrado el Covid-19, no solo en Colombia, sino en el mundo, es que las ferreterías son negocios esenciales para las comunidades. No solo como jugador clave en la cadena de abastecimiento de sectores como la construcción y la manufactura, sino para proveer servicios básicos y de primera necesidad para el mantenimiento de los hogares. Muestra de esto es que, aún con las estrictas restricciones al comercio, buena parte de las ferreterías quedaron exceptuadas del aislamiento. Además, el comercio minorista de ferreterías se reactivó antes de que lo hiciera el resto del comercio de productos no básicos.

2. La innovación digital ya no es una opción, sino una necesidad: para nadie es un secreto que el sector ferretero, en su gran mayoría, ha sido reacio a adoptar herramientas como las redes sociales, el e-commerce, el marketing online, entre otros. Sin embargo, hoy entendemos la necesidad, pues esta ha sido la forma de mantener activos los negocios aún en el aislamiento. Pero, todavía se puede hacer esta transformación, que no necesariamente quiere decir que montar ya su tienda online; puede dar los primeros pasas abriendo redes sociales, posicionándose en Google, usando Whatsapp corporativo, etc.

El ferretero ya no puede limitarse a esperar que el cliente venga a su ferretería para atenderlo muy bien. Debe salir a buscarlo.

3. La necesidad de acercarse cada vez más al cliente: no solo para venderle sino para generar empatía, es necesario crear nuevos canales para acercarse a su público objetivo. Esta es una de las pocas estrategias que pueden garantizar mantenerse en la mente del comprador, aún en el distanciamiento. El ferretero ya no puede limitarse a esperar que el cliente venga a su ferretería para atenderlo muy bien. Debe salir a buscar al cliente.

Lea también: Ferreterías minoristas en Bogotá solo pueden abrir desde las 12 

4. Cada vez más asesoría: siguiendo esta misma idea de la empatía, es necesario que el ferretero asuma un rol cada vez más activo, pensando en que, por ejemplo, durante el periodo de encierro se necesita hacer arreglos en el hogar, proyectos de bricolaje, etc., para los que el ferretero puede no solo ofrecer productos, sino convertirse en la mano derecha de sus clientes y de esta forma fidelizarlos completamente.

5. Potenciar las habilidades de negociación: los ferreteros siempre han sido grandes negociantes y esta es una característica que se tiene que hacer valer hoy más que nunca. La falta de liquidez, los desajustes en su cadena de abastecimiento, entre otros, son situaciones que no se pueden evitar y que van a implicar primero, paciencia, y segundo, capacidad para llegar a un acuerdo con sus grupos de interés. Desde negociar el arriendo con el dueño del local, hasta los cambios en fechas para entregas y pagos a proveedores, son temas con los que seguramente se va a tener que enfrentar el ferretero y para los que tiene que ser estratégico y flexible, de forma tal que, aún presentándose algún tipo de pérdida, se minimice.

La capacidad de buenos negociantes que siempre ha caracterizado a los ferreteros, se tiene que fortalecer hoy más que nunca.

6. Es necesario estar cada vez más cerca de los empelados: sin duda el éxito en la aplicación de los protocolos de bioseguridad, el cuidado de la salud humana en su establecimiento, el funcionamiento de las nuevas estrategias que ha implantado por la crisis, etc., dependerá de que tenga un equipo alineado que sepa aplicarlas. De modo que es importante que esté cada vez más cerca de sus colaboradores y funcionen como un buen equipo, todos hacia un mismo lado.

7. Hay que prepararse para nuevas crisis: a pesar de que tal vez no nos habíamos enfrentado a una situación como esta, y que esperamos que no se repita, nada nos asegura que no vendrán nuevas crisis. De modo que es importante pensar en factores como la liquidez, que son los que le dan vida al negocio, así como en entender cuáles han sido los impactos más grande para su ferretería, por qué le afectaron tanto y cómo se podría disminuir este riesgo para eventuales situaciones similares.

Lea también: Desde el 1 de junio repaertura gradual de locales y centro comerciales