Con la abrumadora competencia para convertirse en proveedor en los sectores empresariales e industriales, incontables empresas, entre grandes, medianas y pequeñas, luchan a diario para mantener sus servicios a quienes las han escogido para ello, sin embargo, luego de lograrlo, muchas pierden a sus clientes por falta de rigurosidad y por otros factores que los sacan del mercado.

Andrea Dorado, Gerente de Compras de Terranum, asegura que “un buen proveedor es un elemento fundamental para cumplir los objetivos del negocio y aunque hay que tener rigurosidad para elegirlos y un control permanente para mantenerlos, también es importante considerarlos como aliados estratégicos”.

Con base en estas premisas, Andrea Dorado afirma que estos son los 5 tips que tiene en cuenta la empresa para mantener largas relaciones con sus aliados y que pueden aplicarse en general para ser un proveedor exitoso en cualquier campo empresarial.

  • Integralidad: Un proveedor es integral cuando aplica en su gestión las buenas prácticas del sector, procurando procesos de innovación y mejora continua, y de igual manera presenta ofertas acordes con la realidad del mercado, basadas en su experiencia y su conocimiento.
  • Dinamismo: Un proveedor cumple con el dinamismo cuando propone alternativas para solucionar problemas y actúa de manera rápida frente a contingencias y dificultades al momento de proveer el servicio o producto contratado. Así mismo, es aquel que acepta y atiende de manera receptiva las reclamaciones y sugerencias con respecto a su labor.
  • Sostenibilidad: Un proveedor cumple con el propósito de la sostenibilidad cuando, dentro de sus labores, usa o comercializa productos amigables con el medio ambiente y de igual manera, observa los criterios de HSE (Health and Safety Executive), dando cumplimiento a la norma de acuerdo con la legislación vigente y se convierte, de esta manera, en un aliado para el desarrollo de los programas de responsabilidad social de las empresas.
  • Rigurosidad: Se refiere a cumplimiento de todos los términos contratados en cuanto a las normas y parámetros legales que exige el mercado para el desarrollo de su actividad. Así mismo, es riguroso todo aquel que da respuesta oportuna a dudas o requerimientos y que está alineado con el código de ética de su cliente. Por otra parte, es aquel que ejecuta sus labores teniendo en cuenta la calidad de sus procesos y procedimientos, asegurando un producto o servicio final de acuerdo a las expectativas de calidad y tiempo de entrega del cliente.
  • Innovación: Este punto se refiere a la búsqueda y aporte de nuevas ideas con el fin de mejorar, simplificar y optimizar todos los procesos de la operación y el desarrollo de los proyectos.

Finalmente, agrega Dorado, que para esta relación cliente/proveedor, también es muy importante que la empresa beneficiada de recibir el servicio, aporte valor a sus aliados con capacitaciones, apoyo institucional, una comunicación abierta y cercana, y el apoyo para ofrecer condiciones de desarrollo que les permita a sus proveedores crecer económica, social y laboralmente.

También le puede interesar: El proveedor como aliado estratégico