Un tema de relevancia en cualquier negocio es la calidad del servicio que preste a sus clientes. Una buena experiencia conlleva a una buena imagen y fidelización de los compradores.

En medio de la pandemia por el COVID-19 y la nueva realidad de servicio, las ferreterías tienen el gran reto de diseñar una nueva estrategia de servicio al cliente en el punto de venta, en la que prime el cuidado de la salud. A continuación le mostramos cinco estrategias que le ayudarán con este objetivo:

  1. Evite aglomeraciones: el distanciamiento social sigue siendo una de las principales recomendaciones, y por eso es esencial que la circulación en la ferretería sea bastante fluida. Es así que debe procurar que no haya demasiada gente en el local. En caso de que lleguen muchos compradores al mismo tiempo, sería recomendado que los deje entrar por turnos, los demás clientes pueden esperar en una fila que también cumpla con el distanciamiento reglamentario.
  2. Procure recortar el tiempo del cliente en el local: para esto puede aplicar estrategias como tener más cajas disponibles; ofrecer la posibilidad al cliente de hacer los pedidos online y solo pasar al local a recogerlos; tener suficientes asesores en el punto de venta que puedan resolver rápidamente las dudas de los clientes, entre otras.

Para cumplir con este propósito también puede invertir tiempo en ordenar la exhibición del local con letreros, precios e información que le sea útil al cliente a la hora de tomar una decisión. Es recomendable también que la ferretería este bien iluminada para contribuir con ese propósito.

  1. Cero contacto físico: capacite muy bien a sus empleados para que logren atender y asesorar muy bien a los clientes manteniendo siempre la distancia de dos metros. Para esto, demarcar los espacios es una excelente opción.

También es importante evitar el pago en efectivo, que aunque no siempre es posible, es muy buena idea procurar que las compras se realicen con métodos de pago diferentes al efectivo, como las transferencias bancarias, tarjetas débito o crédito, etc. En caso de no ser posible debe tener formas de desinfectar el dinero, ya que es un elemento de contacto que puede ser peligroso a la hora de adquirir el virus.

  1. Implemente nuevos métodos para generar experiencia en punto de venta: si bien estrategias como el relacionamiento y uso de los productos por parte del cliente, ya no son posibles, podría aplicar otros recursos como las ayudas audiovisuales para dar una buena asesoría al cliente y mayor información antes de la compra.
  2. Equipe a sus empleados: procure que todos sus trabajadores tengan tapa bocas siempre que la ferretería esté abierta al público. Incluso, si pueden usar una careta y guantes, sería mejor.

De igual forma, ofrezca productos para desinfección, tanto para proteger a sus empleados como a sus clientes, una buena idea sería tener antibacterial para los clientes en la entrada de la ferretería, así como tapa bocas.

Estas son algunas de las estrategias que le pueden ayudar a mantener su establecimiento y a sus clientes seguros. Igualmente, con el fin de compensar una posible baja en la afluencia de clientes a su establecimiento, y complementar la atención en el punto de venta, es esencial que aproveche esta coyuntura para abrir nuevos canales de comunicación con su público, que le permitan conocer sus necesidades y permanecer en contacto.

También le puede interesar:

Claves para montar una ferretería exitosa

Cómo seleccionar a los mejores empleados para su ferretería