El COVID-19 ha puesto a los domicilios como una forma de ventas para evitar contagios. ¿Cuál es el protocolo a seguir?

La necesidad de que las personas permanezcan en sus casas para aplanar la curva de contagios de COVID-19 ha hecho que los domicilios sean una necesidad para aquellos negocios que quieren seguir operativos, en este caso, las ferreterías.

Es así que, a pesar de la autorización decretada por el Gobierno Nacional para reabrir comercios minoristas de artículos ferreteros, estos negocios deben priorizar la bioseguridad de los empleados y clientes a través de este tipo de ventas.

La firma de abogados Brigard Urrutia y el Consejo Colombiano de Seguridad (CCS) compartieron algunas recomendaciones para incursionar de manera segura en el servicio de domicilios, en tiempos de pandemia, basados en el Ministerio de Salud y Protección Social. A continuación, conózcalas.

  1. Monitorear diariamente: las ferreterías deben establecer un control diario de sus empleados de domicilio, evitando que aquellos que tengan síntomas (fiebre, tos o dificultad para respirar, entre otros) presten servicios.
  2. Dotar a empleados: el ferretero debe proveer los implementos de seguridad a sus domiciliarios, tales como la mascarilla quirúrgica, guantes desechables, overol o bata y bolsas para guardar la ropa (para posterior lavado), que son obligatorios en el país. Estas personas también deben contar con un kit de desinfección, en el que incluyan agua jabonosa o gel antibacterial, por lo que es importante instruir a los empleados sobre el uso correcto.
  3. Evitar el efectivo: si bien no es una medida obligatoria, los ferreteros deben establecer otros medios de pago, como tarjetas o pagos online, para evitar el contacto o la transmisión del virus a través del dinero en efectivo.
  4. Registrar las compras: con el fin de hacer un seguimiento efectivo a sus compradores, lleve un registro de entregas con dirección y número de contacto.
  5. Informar: en caso de que un empleado presente síntomas de COVID-19, el encargado del personal debe informar a la autoridad sanitaria (Dirección Territorial de Salud, Secretaría de Salud Distrital, Departamental o Municipal o a la EPS).

Lo más importante, según Brigard Urrutia, es que en los negocios se atienda a las recomendaciones de las autoridades y se sigan las “Orientaciones de medidas preventivas y de mitigación frente al SARS-CoV-2 (Covid-19) dirigido a personas, trabajadores, propietarios y administradores de establecimientos que prestan servicios domiciliarios”, emitidas por el MinSalud.

También, es necesario que los empleadores capaciten a sus trabajadores sobre el lavado de manos —que se debe hacer máximo cada tres horas—, acerca de la distancia que debe establecer con los clientes y el uso correcto de los implementos de bioseguridad.

Fuentes: Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia, Brigard Urrutia y el Consejo Colombiano de Seguridad.