No basta con tener una ferretería surtida para aumentar las ventas. A ello, hay que sumar ciertas estrategias, si se requiere que el negocio aumente sus ventas a diario.

Las ferreterías pueden implementado algunas estrategias para tener éxito. Tenga en cuenta estas recomendaciones para que su negocio crezca y sea próspero.

Pero, ¿qué técnicas existen y cómo pueden los ferreteros empezará a implementarlas dentro de sus negocios? En Revista Fierros le contamos diez claves que puede poner en práctica.

Variedad en el surtido:

Una de las claves de ser reconocido es que el cliente encuentre lo que realmente busca. Por esta razón, es importante manejar un amplio portafolio de producto. Cuando los clientes llegan a la ferretería preguntando por algún producto con el que no cuenta, asegúrese de incluirlo e informarle al cliente que pronto lo traerá. De este modo, en su ferretería podrán encontrar variedad de marcas, referencias, precios y herramienta y artículos para cada necesidad, lo que hace que tenga un mayor número de ventas y por ende, más ganancias”, así lo asegura Jorge Luis Jiménez, gerente de Ferretería La Promesa.

Ubicación estratégica:

Elegir un buen lugar para establecer una ferretería hace la diferencia, estar seguro que hay tránsito de personas y es de fácil acceso podría atraer público a su ferretería. “Escoger un buen lugar es solo el comienzo, de el lugar donde esté su negocio depende la rotación del producto. De este modo sabrá a qué tipo de productos puede incluir en su portafolio y hacerlos el fuerte de su ferretería”, manifestó Carlos Jaramillo, gerente de Ferretería Repares.

Servicio y venta:

“Elegir un empleado competente y ofrecer un buen servicio hará que el “voz a voz” atraiga más clientes a su ferretería. Los precios justos, los artículos de calidad y la garantía que le de a sus clientes puede posicionarlo como una ferretería reconocida”, afirmó José Amaya, gerente general de Central de Construcción La Aldea. Haga promociones y publicidad que faciliten que los clientes conozcan su marca y sea la primera ferretería que tengan en mente a la hora de comprar.

Busque oportunidades:

Nunca se quede quieto, esta es la clave de los grandes empresarios. Investigue cuáles son los mercados desatendidos y la forma de ingresar a ellos. No le tema a realizar nuevas inversiones en aspectos como tecnología (redes sociales o ventas online) o publicidad. La pandemia dejó claro que los negocios que no se adaptan son aquellos que pueden desaparecer por eso es importante estar siempre dispuesto a implementar nuevas formas de negocio.

Comunique:

Ubique en su ferretería anuncios sobre precios, descuentos o promociones en las ventanas, paredes, pasillos, etcétera. Carteles en vidrios, paneles con mensajes en movimiento, o de otro tipo. Esto llamará la atención de los consumidores pues sabrán los precios y los descuentos que está ofreciendo.

Recuerde que un trato excelente, en un entorno agradable, logrará que sus clientes se sientan contentos. Con estos tips logrará fidelizarlos y conseguirá que regresen a su negocio y lo recomienden con otras personas.

La mejor publicidad es la de boca en boca. Si sigue estas recomendaciones, su ferretería crecerá fuerte y podrá obtener una curva de crecimiento sana y sin imprevistos.

Ofrezca descuentos y regalos:

Muchas veces la primera venta puede ser la clave para tener un cliente que se convierta en un comprador fiel. Para enamorar a los clientes los ferreteros pueden experimentar con descuentos por primera compra o algún regalo que le dé importancia a ese primer acercamiento. También se pueden ofrecer muestras de productos, catálogos o información sobre futuros eventos que puedan ser de interés.

Surta estratégicamente su local:

No todos los artículos pueden estar exhibidos en su negocio. Analice cuáles son los más solicitados por sus clientes y téngalos siempre a la vista. Por otro lado, la saturación de productos entorpece la visión de los mismos y solo genera pérdida de tiempo y de beneficios. Así que recuerde: el cliente no compra lo que no ve.

Buena imagen y aseo:

La gente prefiere acudir a los negocios visualmente limpios y agradables. Así que uniforme a su equipo de trabajo y realice una limpieza diaria de las instalaciones y productos. Pregúntese siempre si acudiría a comprar a un establecimiento que tenga polvo en las estanterías, mal olor, desordenado, que le falte rotulación o indicaciones, etc.

Guíe correctamente:

Lo peor que puede hacer con sus clientes es asesorarlos erróneamente sobre los productos que vende. Es la forma más sencilla de ahuyentarlos y hacer que jamás regresen. Asegúrese de estar listo con toda la información sobre cada artículo que vende, así conseguirá que los clientes vuelvan a su ferretería. Para esto es necesario un esfuerzo en capacitación del personal, ya que una asesoría experta en una ferretería hace definitivamente la diferencia.

Atienda comentarios y quejas:

Es un gran error ignorar los comentarios que los consumidores realizan, principalmente los malos. Esto le servirá para realizar un estudio y aplicar un plan de mejora para su negocio. Incluya al personal para que aporte y detecte los errores con el fin de corregirlos y seguir encaminados al éxito.

También le puede interesar: 5 estrategias para mejorar el servicio al cliente ferretero