DOTACIÓN SEGURA

 

Aunque la Ley no especifica los tipos y detalles de la dotación para seguridad industrial, para una empresa es más rentable entregar el equipamiento adecuado y evitarse dolores de cabeza.

 

dotacion segura

 
 

En Colombia no hay una ley que reglamente la dotación. Sin embargo el 22 de Junio de 1994 el Estado implementó el Decreto 1295 el cual reglamenta el Sistema General de Riesgos Profesionales buscando promocionar actividades de prevención y proteger contra los riesgos derivados de la organización.

No obstante, la ley no específica la clase o los elementos necesarios para la seguridad. Por tal motivo el Icontec ha publicado varias normalizaciones sobre el tema, entre las cuales sobresale la Norma Técnica Colombiana (NTC) 1500, referente a materiales de la construcción y edificaciones. Dicha norma también se conoce como Código Colombiano de Fontanería. Además, también existe la NTC 2216, sobre de la implementación del uso de cuero en la industria del calzado. El problema de las NTC es que no son de obligatorio cumplimiento a menos que el reglamento de la empresa o los requisitos de la concesión así la exijan.

Dotaciones al detalle

Están los elementos de seguridad para el caso de los trabajos pesados como la construcción, y por otro lado los de mantenimiento. Y aunque parezcan los mismos, son diferentes. La Universidad de la Sabana maneja el campo del mantenimiento, ya que para la construcción tienen firmas contratistas. Esta Universidad adquiere su dotación con fabricantes nacionales como Lu´class, Confecciones Nervog, Patrón y Cia, entre otros. Y aunque no hay una ley, la Sabana tiene reglamentos para la dotación de sus trabajadores. José Manuel Campos, jefe de mantenimiento, confirma estas medidas: “A nosotros nos dan uniforme; guantes para cada trabajo, tapabocas, petos, gafas y audífonos cada 4 meses. Las botas, también dependen de la labor, pero por lo general son dieléctricas y entregan dos pares por año.”

Que no le caiga el guante

Para Leonardo Moreno, Director Comercial de PPSI, algunas empresas no cumplen con los requerimientos exigidos en los productos como las botas o los guantes. Fierros indagó con empresas y proveedores, encontrando que aunque la ley no lo obligue, las empresas, en su mayoría, sí proporcionan a sus trabajadores lo necesario. De hecho, eso ha ayudado a que exista una gran oferta de elementos destinados a la seguridad industrial de manufactura nacional.

En el caso de las botas, son más comunes las de uso general que se fabrican en cuero negro o café con puntera de PVC. Se recomiendan para porteros, vigilantes, mensajeros, y la industria que no esté en contacto con químicos, grasas, aceites, y humedad. Un caso diferente es el de las botas de seguridad en cuero impermeable, flor rígida y puntera en acero cubierto por PVC, de acuerdo con los lineamientos de las normas DIN y las de Icontec, utilizadas en fundiciones, cacharrerías, minería, cementeras, carboneras y embotelladoras. Las dieléctricas en cuero café graso con puntera de acero, recubrimiento dieléctrico y suela en poliuretano, son, en cambio, resistentes a hidrocarburos.

El empleador que no invierte en dotación simplemente porque la ley no lo obliga, por lo general gasta su producido pagando licencias, indemnizaciones, abogados y otros seguros. Por ende, invertir en dotación es sinónimo de trabajo justo, clientes satisfechos y rentabilidad.