De acuerdo con Laura Álvarez, gerente de Ferretería Los Fierros, ubicada en Antioquia, la receta para mantener esta empresa como una de las de mayor crecimiento del sector, es una combinación de varios factores. El primero, es ser muy conservadores en nivel de endeudamiento: “más que buscar préstamos, nos hemos apalancado a través de los proveedores, con descuentos financieros por pronto pago”, asegura.

Resalta que para esta etapa de coyuntura, les ha sido de gran beneficio ser muy responsables con el dinero que tenían, con el cual procuraron ponerse al día con la mayoría de las obligaciones, y buscar acuerdos con los proveedores tanto de producto como de bienes y servicios para lograr unos mayores plazos. Destaca además: “contamos con grandes aliados proveedores que nos apoyaron mucho. En cuanto a los clientes fuimos muy conservadores con el riesgo de la cartera y si seguimos despachando a crédito, pero solamente a los clientes con una buena calificación y que estuvieran al día con la cartera”.

Además, cuenta que gracias a que la empresa tiene unas utilidades acumuladas de años anteriores, ya que dentro de su política no se reparte la totalidad a los accionistas, pudieron contar con un patrimonio fundamental, en un momento en que por las limitaciones de la cuarentena no se podía operar con normalidad. “Todo parte de la organización de los procesos financieros: debemos tener una información contable muy actualizada y oportuna, para tomar decisiones y no trabajar en el día a día. Se requiere tener metas y presupuestos establecidos, y visualizar escenarios futuros” asegura Laura.

Otra de las claves del éxito que menciona, se refiere a al constante seguimiento del ciclo operativo de la empresa y especialmente en sus niveles de rotación: de cuentas por cobrar, de cuentas por pagar y de los inventarios. Explica: se debe procurar “una rotación de proveedores ojalá con el mayor plazo posible, en una rotación de cartera mínima: mientras más rápido se rote esa cartera mejor; ojalá vender de contado lo que más se pueda sin perder la relación comercial con el cliente. Y tratar de bajar la rotación de los inventarios; muchas veces en las ferreterías nos quedamos con unos inventarios obsoletos y guardados un largo tiempo en nuestros puntos de venta”.

Por otra parte, recomienda ser muy responsable con las finanzas de la empresa: no tener un sobre endeudamiento, administrar adecuadamente el capital de trabajo, cumplir con todo tipo de obligaciones ya sean internas o externas. Así mismo, asegura que “no se deben adquirir obligaciones que la empresa no está en capacidad de afrontar; y si se tienen excesos de liquidez, lo mejor es tenerlos en fondos a la vista o fondos de inversión a corto plazo, para poder disponer de ellos con facilidad”.