Alberto Vargas Aferri 300x281En los últimos diez años se han producido muchos cambios en el comercio colombiano. Hace una década, en el contorno geopolítico se contaba con un mundo en proceso de globalización y a nivel de nuestro vecindario, con un grupo de países con los que hemos tenido un comercio normal. Al igual Colombia gozaba de una bonanza petrolera.

Por otro lado, el desarrollo de los países del sudeste asiático y su agresividad comercial afectaron enormemente la producción local por los múltiples factores de competitividad, y prácticamente la diezmaron dejando al comercio local sin muchas opciones de abastecimiento nacional.

El gobierno colombiano en los últimos 8 años, descuidó varios sectores de la economía al dedicarse a buscar un final para el conflicto y gastar en ello muchísimos recursos económicos. Esto obligó a recurrir al endeudamiento externo y también a la creación de mayores impuestos para subsanar un enorme déficit en la balanza de pagos. Pero paralelamente incrementó la fiscalización que se convirtió objeto de temor por parte del sector formal.

La inversión en infraestructura fue más anunciada que realizada, y las deficiencias de esta restan competitividad a país. El segmento ferretero, como parte del sector Comercio ha tenido que acomodarse a estas situaciones y evolucionar de una manera muy dinámica basando el desarrollo en la tecnología, en la información y en la asociación.

En este punto es que considero que la Revista Fierros ha jugado un papel fundamental, pues ha logrado entregarle a nuestro sector esas herramientas de permanente información; ha contribuido a una unión del gremio mediante sus diferentes actividades y eventos con todos sus beneficios; y ha ayudado a conocer sobre los avances tecnológicos que ayudan a la persistencia en un mundo comercial de alta complejidad.

Aunque el panorama es sombrío, confiamos plenamente en que la creatividad, el emprendimiento y la pujanza del empresario colombiano, harán abrir los nubarrones y pondrán a nuestro país en la senda del progreso y el bienestar que llevaran prosperidad y buena calidad de vida del ciudadano colombiano.