Un hecho tan coyuntural e inesperado como lo fue la pandemia COVID-19, que golpeó el sistema de salud y económico mundial, dejó en jaque a muchas empresas y negocios locales.

La pandemia ha ocasionado que las compañías vean afectados sus ingresos y utilidades, producto de cierres y restricciones a la movilidad de las personas. Sin embargo, una gran lección de esta situación fue ver la necesidad de integrar sistemas de información colaborativos B2B, que posibilitan el acceso a datos y cifras actualizadas de manera inmediata, para dar respuesta a esos momentos de dificultad y tomar decisiones rápidas y acertadas.

La emergencia por la que hemos transitado en el último año ha modificado significativamente la forma de operar de las empresas. Estamos ante un nuevo escenario donde se evidencia que el trabajo en red debe seguir fortaleciéndose y creciendo, y, en ese escenario, la digitalización ahora es un aspecto esencial para entrar en contacto con otros, acceder a información y ampliar la actividad económica.

Los beneficios de compartir información en línea y en tiempo real, entre organizaciones y diversos actores de la cadena productiva, permiten ir incluso más allá de lo operativo y abre grandes posibilidades para generar conocimiento e indicadores de toda una industria, al integrar y analizar automáticamente millones de datos.

Analicemos el panorama

Hoy en día las empresas que se han unido a redes colaborativas B2B cuentan con una clara ventaja competitiva en el mercado, ya que tienen la oportunidad de diseñar estrategias de afrontamiento en tiempos complejos.

En este sentido, un buen ejemplo para analizar sería el comportamiento que tuvo el sector de la construcción —uno de los más golpeados por la pandemia COVID-19— y observar cómo las empresas que hacen parte de redes colaborativas B2B, que comparten datos en línea de sus áreas financieras y de cartera, lograron recuperarse luego de la inevitable caída en las ventas producto de la crisis que atravesamos.

Para ello, tomaremos como base la información sobre: ventas, cartera, recaudo y periodo medio de cobro registrado por las empresas que integran la red Axesor, una compañía multinacional que presta servicios y desarrolla soluciones tecnológicas orientadas a facilitar la gestión del riesgo de crédito y la toma de decisiones través de su plataforma cloud, que integra elementos de inteligencia artificial y machine learning, y modela para cada cliente indicadores de riesgo crediticio personalizados con altos niveles de precisión, asertividad y confianza.

Para empezar, es importante resaltar que, según cálculos del Dane, el sector de la construcción* presentó una contracción del 27,7 % en 2020 frente al 2019; mientras que las empresas inscritas en la red Axesor tuvieron un mejor resultado en este aspecto al evidenciarse una reducción de tan solo el -4,39 %. Así mismo, dichas empresas lograron ventas por $ 3,8 billones durante el 2020, lo cual representa un 9,3 % respecto al PIB del sector, el cual sumó $ 41,6 billones durante el 20201. Cifra que no es irrelevante.

Al hacer un primer zoom sobre las cifras observamos que, durante los dos primeros trimestres, tanto el sector en general como las empresas de la red, presentaron el mismo comportamiento de reducción en ventas.

Pero a partir del tercer trimestre el panorama es totalmente diferente ya que logran adaptarse a la situación de pandemia y pasan a incrementar sus ventas y durante el cuarto trimestre mantienen el mismo nivel obtenido en el 2019. Contrario a lo sucedido en el sector constructor donde la brecha se amplió aún más durante el segundo semestre de 2020. (Ver gráfico 1)

Grafico 1

Gráfico 1. Comparativo de la evolución PIB del sector construcción frente a las ventas de las empresas pertenecientes a la red Axesor 2020 – 2019. Cifras en miles de millones de pesos.

El impacto

Si ahora miramos los datos de la red Axesor, mes a mes de todo el 2020, en comparación con el 2019, vemos que los dos primeros meses arrojan indicios de que las expectativas positivas que se tenían para el año iban por buen camino a su cumplimiento.

Pero este panorama cambia rápidamente a partir de marzo donde la contracción de las ventas fue del -22.4%; se profundiza aún más en abril al alcanzar un -74.6% y regresa a terreno positivo solamente hasta julio con un incremento del 8.5%, manteniéndose con tasas positivas hasta noviembre. A pesar de ello estos incrementos no logran compensar la reducción de marzo y abril, cerrando el año con la caída ya señalada del -4.39%. (Ver gráfico 2)

Grafico 2

Gráfico 2. Comparativo mensual de ventas de las empresas pertenecientes a la red Axesor y variación relativa 2020 vs 2019.

Por otra parte, la composición de la cartera corriente y no corriente de las empresas del sector constructor de la red presentó un cambio en la composición entre el 2019 y el 2020. A pesar de que las primeras restricciones por la pandemia iniciaron en la segunda quincena de marzo de 2020, los retrasos en los pagos fueron inmediatos, generando que la cartera vencida alcanzara una participación del 42 %, al cierre del primer trimestre del año.

A partir del tercer trimestre la cartera vencida retrocede a niveles del 28 %, porque, ante la coyuntura, las organizaciones decidieron ampliar los plazos de pago de sus facturas. (Ver gráfico 3)

Para impedir un mayor deterioro de la cartera los negocios se vieron obligados a ajustar sus políticas y procesos, por ejemplo, al renegociar o reestructurar deudas, ampliar plazos de pago, aceptar devoluciones, incentivar el pago de contado vía descuentos, no asumir riesgo propio, solicitar indemnizaciones y sacarlas de las cuentas por cobrar, entre muchas otras.

Grafico 3

Gráfico 3. Evolución de la cartera corriente y no corriente 2019-2020.

Por último, el Periodo Medio de Cobro -PMC- (días que transcurren en promedio desde la emisión de la factura hasta el pago de la misma) también se vio afectado, pues se observa cómo durante los meses previos a las medidas restrictivas este indicador rondaba alrededor de los 43 días y alcanza en abril y mayo de 2020 niveles de 60 días aproximadamente. Impacto, que aunque parece menor, afecta enormemente la capacidad de la organización de generar utilidades. (Ver gráfico 4)

Grafico 4

Gráfico 4. Comparativo mensual del PMC observado. Periodo abr/19 a dic/20.

Dicho resultado nos obliga a realizar una revisión del comportamiento del recaudo, pero no de manera aislada sino combinando sus valores frente a las ventas y al PMC, para analizar la situación que las restricciones generaron.

Los resultados que se observan en los meses de abril y mayo de 2020 son un escenario de pesadilla para cualquier financiero o área de cartera, porque se evidencia un agotamiento en el corto plazo de la liquidez de la organización. (Ver cuadro 1)

Cuadro 1

Cuadro 1. Matriz comparativa de ventas, recaudo y PMC. Periodo abr-dic/19 abr-dic/19.

Como puede verse, es cierto que las empresas del sector de la construcción pertenecientes a la red B2B de Axesor tuvieron un gran impacto económico debido a la pandemia en el 2020. No obstante, pudieron adaptarse rápidamente y redireccionar los esfuerzos al contar con una herramienta técnica que realiza evaluaciones constantes del riesgo y el comportamiento de pago frente a un préstamo o venta y, por ende, que guía las decisiones para mantener la estabilidad financiera de los negocios en contextos complejos.


¿Quiere conocer más sobre los servicios de redes B2B y digitalización de Axesor? Esta compañía ofrece monitoreo, gestoría virtual, marketing, entre otros. Lo invitamos a llenar el siguiente formulario para más información: