Por: David Fernando Calderón Benítez

De acuerdo con datos de la encuesta de percepción y victimización, realizada por la Cámara de Comercio en el segundo semestre de 2018, la sensación de inseguridad ha aumentado en Colombia, pasó de 60 % en 2017 a 61 % en 2018.

Estos resultados reflejan la necesidad de avanzar en tecnologías de la seguridad; en este campo, existen diversas opciones de cerraduras para puertas y una de las que se destaca por costumbre y prestaciones sobre las demás, es la chapa de sobreponer.

¿Qué hay de nuevo en alta seguridad?

Si se hiciera una encuesta en el país sobre el uso de las chapas de sobreponer observaríamos que en la mayoría de las casas se utilizan este tipo de cerraduras; por esa razón, el ferretero debe contar con este producto en su inventario.

Según Walter Buitrago, dueño y fundador de TAILCO —empresa que lleva 35 años en el mercado trabajando con todo tipo de cerraduras, produciendo su propia marca e importando chapas—, la mejor forma en la que se deberían exhibir en un negocio ferretero es mostrando sus mecanismos internos y comparándolos con los de una que no sea de tan buena calidad.

“Las chapas de sobreponer están entre las más vendidas porque en Colombia durante muchos años fue la más utilizada, y hoy es más fácil ponerla porque no se necesita abrir más huecos en la puerta ni hacer remiendos para colocar otro tipo de cerradura de mayor seguridad”, asegura Buitrago.

Este producto tiene puntos débiles que hacen fácil la apertura de sus mecanismos internos; por ejemplo, el sistema bumping, el cual consiste en introducir en el cilindro de la cerradura una llave manipulada y golpearla con el fin de hacer saltar los pistones del cilindro, permitiendo el giro de la llave y por tanto la apertura de la puerta de seguridad.

Además, las que vienen de China no tienen la calidad esperada que podría ofrecer una marca como Yale, cuya maquinaria es de alta calidad en seguridad.

Sin embargo, estas chapas seguirán vigentes en el mercado colombiano durante mucho tiempo, porque algunos fabricantes han agregado características que aportan mayores prestaciones de seguridad a los usuarios. Llaves de alta seguridad, mecanismos interiores mejorados y sistemas de alarma, son algunos de los nuevos complementos.

“Las chapas por si solas no garantizan que la entrada a su hogar sea impenetrable, este sistema debe ser un complemento de una buena puerta que pueda resistir una cerradura de calidad. Las chapas deberían tener certificaciones internacionales que garanticen su calidad. Hay marcas muy buenas que ofrecen sistemas que son capaces de utilizar características como anti – taladro, anti – golpe y anti – bumping“, dice Walter Buitrago.