iluminacion.jpg

Foto: Juliana lopera

Teniendo en cuenta que cada espacio del hogar necesita diferentes soluciones de iluminación, Homecenter ha diseñado la campaña Espacios Iluminados para dar a cada lugar la cantidad de luz adecuada, con las herramientas y artículos aptos.

Iluminación para el estudio:

El verde vivo o un amarillo en cualquier tonalidad queda perfecto en una pared de un estudio, estos colores estimulan la inteligencia.

Para iluminar el escritorio es mejor privilegiar al máximo la luz natural de las ventanas, y dejar la luz artificial para cuando se oscurezca, ya que así evitamos esfuerzos visuales.

Instalar una lámpara en el techo que de una luz general, para evitar las sombras y reflejos.

Colocar una lámpara con brazo movible, que ilumine el teclado del computador y detrás de la pantalla.

Iluminar los estantes con lámparas de pinza y usar bombillos ahorradores para reducir el calor.

Iluminación para el comedor:

No es recomendable poner lámparas bajas o focos dirigidos a los sofás, porque proyectan una luz muy marcada, provocando sombras.

Si el comedor tiene piso de madera oscura, es mejor usar tonos neutros en las paredes, que combinen o complementen este material ya que, por sí solo, aporta color. Una lámpara colgante con varios focos es ideal.

Combinar la decoración con lámparas de pie y/o sobremesa, con luz difusa, para generar diferentes niveles de iluminación.

Instalar una fuente luminosa detrás del televisor, que proyecte la luz hacia el cielo, así se evita el contraste de luz y sombra.

Iluminación para la sala:

Usar una luz afable, fuerte, uniforme y que ilumine intensamente el espacio según las actividades preferidas: para realizar fiestas es ideal que una iluminación que pueda graduarse; si se va a leer en la sala es mejor lámparas de mesa y de pie justo al lado del lugar donde se hace.

Es ideal una iluminación de ambiente, con lámparas funcionales para tareas específicas.

También se pueden utilizar rieles con varios focos de luz para realzar ciertos espacios o elementos como anaqueles, obras de arte, el jarrón con las flores o el papel de colgadura.

Iluminación para habitaciones:

Es indispensable la mezcla de un foco de luz central clara que evite la formación de sombras y una lámpara de lectura para la mesita de noche.

No se recomiendan lámparas de tubo o colgantes, las primeras crean una apariencia fría y poco acogedora; y las segundas, pueden impedir el movimiento y causar sombras molestas.

El uso de la iluminación indirecta es una buena opción, puede darse por medio de una pantalla que dirija la luz hacia arriba y se refleje desde el techo.

Es recomendable el uso de lámparas con brazos dirigibles, especialmente cuando se comparte la alcoba con otra persona, para no molestarla.

Si se tiene un área de vestier o para maquillaje es necesario usar un foco con mayor potencia y dirigida hacia el área de mayor uso.

Iluminación para habitaciones de niños:

No basta con poner lámparas en cualquier lugar, hay que pensar en sus actividades, qué edad tienen y los muebles que más usan.

La gama de azules suaves invitan a la reflexión y a descansar, es recomendable en la habitación de niños pequeños e instalar una lámpara de pared con el personaje animado de su preferencia.

Poner una luz cerca de la cama o velador, para que ellos puedan controlar su encendido.

Instalar un foco dirigible que ilumine la zona de juegos y el estante donde se guardan los juguetes y usar bombillos ahorradores para reducir las fuentes de calor.

Iluminación para la cocina:

La nueva tendencia en la construcción de las viviendas ha trasformado esta área, actualmente se instalan focos de luz en los cajones y alacenas que se activan cuando se abren las puertas.

Evitar el uso de luces frías, la cocina es el centro de reunión de la familia en torno a la comida, que luce más apetitosa bajo la luz cálida.

Como en los demás ambientes de la casa, procurar mezclar la iluminación general, ubicada en el centro del área, con focos puntuales y dirigibles como debajo de los anaqueles, en el fregadero y en la mesa de trabajo.

Iluminación para el baño:

Ubicar luces en el contorno del espejo para evitar sombras y tener mejor visibilidad para cuando se esté realizando alguna actividad.

Disminuir los contrastes con una luz de intensidad regulable.

Para las paredes de tu baño, elegir entre la gama del verde, inspirada en los árboles y el agua, e instalar un par de lámparas de pared a cada lado del espejo con bombillas LED de tonalidad fría.