Menu

Este sitio web utiliza cookies para optimizar navegación, adaptarse a preferencias de publicidad, realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

SER ASERTIVOS LE AYUDARÁ A EVITAR PROBLEMAS

Ser asertivo para Antonio Valls, escritor y consultor sobre gestión de empresas, es tener la capacidad de defender los derechos propios sin violar los de los demás. Algo que aplica para todas las áreas del ser humano y más, para las relaciones profesionales, donde se convierte en una habilidad esencial.

En el trabajo diario hay que enfrentarse con clientes, colegas y otros profesionales que pueden poner a prueba su paciencia y su habilidad para ser asertivo. Por eso, es esencial conservar el prestigio y aumentar la autoestima para mantener las relaciones interpersonales productivas por mucho tiempo.

Generalmente, estos inconvenientes suelen suceder cuando hay fuertes diferencias en la opinión. La opción no es tomar una actitud sumisa ante esto porque de esta forma nunca va hacer valer sus derechos, pero tampoco es actuar agresivamente porque las opiniones de las otras personas también valen. La mejor manera de solventar estos problemas es siendo asertivo.

Esto consiste en expresar bajo cualquier circunstancia las propias necesidades, deseos, sentimientos, opiniones y creencias de manera directa, honesta y no agresiva.

Para hacerlo es necesario primero intentar vencer el impulso de dar una inmediata respuesta a la agresión o el desacuerdo. Luego, es necesario realizar dos o tres respiraciones profundas y contar mentalmente hasta veinte para controlar el mal genio.

Después de estar en un estado más calmado es bueno preguntarle al agresor qué es lo que realmente le molesta. A partir de allí, se deberá tratar de entender la posición de la otra persona y expresar con serenidad y transparencia la propia opinión.

La conducta asertiva eficaz se expresa a través de frases breves y concretas. Puntualiza con educación, pero con firmeza. Si aun así el agresor continúa con una actitud impropia, es necesario volver a indicar cuál es su posición con respecto al tema, pero sin tratar de contener al adversario. Y si al final, continúa con esta mala actitud, pues es necesario aplazar la reunión hasta que los ánimos se calmen.

De esta manera se evitan enfrentamientos mayores o graves inconvenientes por no controlar los ánimos en la conversación.

La asertividad es una habilidad que se puede adquirir si se piensa con serenidad la respuesta ante una circunstancia como esta y en los objetivos de auto desarrollo que le gustaría alcanzar. Recuerde que los proyectos, las metas a alcanzar y su negocio en general deben valer más que una discusión. No se puede tirar todo por la borda, sino se debe mirar todo con calma y sensatez.

Imagen: Pexels

También le puede interesar:

Llega la nueva NG5 Opal, la teja más resistente para el sector de la construcción

La importancia de la rentabilidad y la rotación en las ferreterías

Director de la asociación norteamericana de ferreteros estará en Expo Fierros