Menu

Este sitio web utiliza cookies para optimizar navegación, adaptarse a preferencias de publicidad, realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

6 razones para cambiar de imagen y aumentar ventas

La imagen de su empresa es muy importante, pero tenga en cuenta que llega la hora de re-diseñar, y aunque no lo parezca, estos cambios traen ajustes positivos en su negocio, sobre todo, cuando de ventas se trata. ¿Pero por qué acudir a estos cambios?

Más allá de un cambio, la identidad de la marca es lo que genera reconocimiento y posicionamiento en el mercado. Los elementos son esenciales para este juego mental. El tipo de letra, los colores e iconos, hacen que esto entre por los ojos y así genere recordación en las consumidores.

Además, una buena estrategia de comunicación es efectiva en el mercado, logrando transmitir con su nueva imagen, de manera significativa. Aunque hacer una inversión como estas no es tarea sencilla, más en términos económicos, es una gran posibilidad que usted debe considerar si quiere tener éxito para que sus ventas sean prósperas.

Según David Gómez, “en la mayoría de los casos hacer ligeros ajustes a la imagen original y de forma gradual, puede ser suficiente para darle un nuevo aire a la marca, más cuando no existe la necesidad de poner en juego el prestigio que la misma se ha esforzado por construir a lo largo de los años, ni de arriesgar la aceptación con que cuenta entre sus clientes haciendo cambios demasiado radicales en su imagen con los que podrían no estar de acuerdo”

¿Cuales son las razones para implementar este leve cambio?

Para mostrar una imagen más profesional

Cuando desea re-posicionarse en el mercado

Para mantener una imagen fresca, atractiva y renovada que se adapte a la evolución propia de los mercados y los competidores

Para comunicar nuevas novedades y cambios

Para mejorar su reputación

Para mostrar una imagen más profesional

El dato: Tenga en cuenta que si su cambio es muy drástico, termina siendo no muy bien recibido por el público, y no logran el efecto positivo que se quiere.