Para conocer a mayor profundidad el panorama actual del sector siderúrgico, Revista Fierros entrevistó a María Juliana Ospina, directora ejecutiva del Comité Colombiano de Productores de Acero de la Andi.

Esto fue lo que nos dijo:

¿Cuál es el contexto actual del sector siderúrgico en Colombia?

El sector siderúrgico es bastante relevante para el crecimiento de la economía nacional. El 50% de la demanda de acero viene del sector de construcción e infraestructura. Con el reporte del PIB del primer trimestre que decrece un 5,6% el Gobierno lanzó hace poco un paquete de seis medidas para reactivar el sector de la construcción, que esperamos que dinamice la demanda del sector siderúrgico.

En los primeros cinco meses del año, hemos incrementado la producción de acero cerca de 11% y las importaciones de destinos con los cuales no tenemos tratados de libre comercio se han nivelado.

Es decir, la tendencia no ha sido creciente como en 2018, cuando como consecuencia del decreto 232 establecida en Estados Unidos, se generó una desviación del comercio de aceros que entraba a este país, lo que generó una contracción en la producción nacional de 12% de aceros largos y un crecimiento de 15% en las importaciones.

Esto se debe, principalmente, a la medida de salvaguarda que instauró el Gobierno. De modo que tenemos muy buenas perspectivas sobre lo que va a pasar en los próximos trimestres del año, y estamos muy esperanzados y confiados que con el paquete de medidas para reactivar el sector de vivienda, crezca la demanda y repunte la producción.

En los últimos meses el panorama internacional ha estado bastante movido para este mercado. ¿Qué podemos esperar para los próximos meses?

El panorama a nivel internacional sigue siendo bastante turbulento, sobre todo porque la sección 232 no parece que vaya a finalizar pronto, ya que le ha dado resultados positivos a la industria siderúrgica de Estados Unidos. Lo positivo es que hay medidas para reactivar la demanda de acero, y esto podría reactivar la cadena.

Hay que estar muy alerta a que no se generen desviaciones de comercio que afecten a los productores nacionales. Debe haber un equilibrio que permita que los productos importados entren en igualdad de condiciones, y que la elección de compra no dependa de precio sino de factores como calidad, servicio, relación comercial, entre otros.

En la medida en que los ferreteros tengan buenos niveles de inventario, óptimas exhibiciones, recomendaciones en términos de exigencia de certificados de conformidad y de cumplimiento de los lineamientos técnicos, sumado al empujón estructural del Gobierno, es posible que estos reactiven sus ventas.

¿Cuáles son esas normas de calidad que debe tener en cuenta el ferretero para comprar este tipo de productos?

Para las barras corrugadas y las mallas electrosoldadas siempre se debe exigir el cumplimiento del reglamento técnico y su certificado de conformidad, que liga a un certificado de reglamento técnico. Este te dice cómo deben estar marcadas esas barras corrugadas, lo que permite identificar si efectivamente están cumpliendo con todos los requerimientos.